El Curro del Galiñeiro resurge de las cenizas

FOTO: ALBERTO RODRÍGUEZ // Curro do Galiñeiro.

Este domingo se celebró el Curro del Galiñeiro, también llamado de Vincios, que se desarrolla en las Chan del lugar de Auga da Laxe, en las laderas del Monte Galiñeiro, en su vertiente orientada hacia el Val Miñor. Se trata del tercero de los curros que se desarrollan en Gondomar, y en esta edición, se “bajaron” una treintena de caballos.

En este curro la recogida de los caballos se realiza en el mismo día de la fiesta, por la mañana, en un perímetro que abarca prácticamente todo el monte Galiñeiro, desde Zamáns hasta el Auga da Laxe.

El roteiro comienza en la parte trasera del monte Galiñeiro, en el lugar de Herville (Mos), en el torreiro de A Capela das Neves. El cordón de las burras desciende por la ladera del monte durante cerca de tres kilómetros sobre el embalse de Zamáns y divisando la ría de Vigo en el margen derecho, pasando también por Campo Redondo hasta llegar al curro que está en el lugar de las Chans, en Auga da Laxe, donde se encuentran tres mámoas y los petroglifos de armas en la Laxe de las Procesiones.

La parada para iniciar el tramo final es en el denominado alto de las Brañas. A partir de aquí se dirigen los caballos artesanalmente por los besteiros hasta el recinto del curro, reconstruido tras quedar arrasado en la ola de incendios del pasado mes de octubre, procediéndose a la entrada en el mismo sobre las 13:00 horas. En el tramo final se hace un pequeño cordón. Ya por la tarde, como es habitual, después de la comida campestre, se realizan las labores tradicionales de separación, marcaje, venta, suelta, etc.

Al final de verano se celebrarán los conocidos como Curros de las Moscas, el cuarto domingo de agosto en Morgadáns y el primer domingo de septiembre en San Cibrán, Donas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios