Continuar con la tramitación del PGOM de Gondomar es posible”

Tras revisar un ciento de veces a documentación que obra en el expediente del PGOM, así como contrastar todos y cada uno de los pasos dados hasta ahora, el concejal de Urbanismo y Medio Ambiente de Gondomar, Antonio Araújo, viene de comprobar que una pieza clave, como es el documento de referencia emitido por la Subdirección General de Evaluación Ambiental, y cuya entrada en el Ayuntamiento tiene fecha en el registro de 10/08/2010, no le fue reenviado a la empresa Eptisa, quedando a partir de ese momento interrumpido el procedimiento normalizado de redacción del Plan.

Esta conclusión fue puesta la semana pasada en conocimiento de los técnicos municipales con el ruego de que hagan una nueva lectura del expediente, para, si fuese el caso, revisar sus informes. “Siempre vine con gran preocupación la paralización de los trámites del PGOM motivada por la negativa del Sr. Alcalde a no levantar el reparo de la cesión del contrato de la empresa Eptisa a Alfonso Botana S.L. Esta situación podría suponer la parálisis de la ordenación territorial de nuestro Ayuntamiento, como mínimo, otros 10 o 15 años, con las negativas consecuencias derivadas de la misma”, afirma Araújo.

El concejal confía en que sus pesquisas sean asumidas por los técnicos y puedan tener en breve la posibilidad de continuar con la tramitación del PGOM de Gondomar. “Con todo, quiero insistir en que si esto no fuera posible, mi disposición a levantar los reparos de los técnicos en este caso, sigue en pie, pues la ordenación territorial de Gondomar no puede sufrir más retrasos. Eso es defender el interés general igual que hace el gobierno municipal de Nigrán”.

“Siempre entendí –continúa Araújo- que mi deber como representante público era agotar todas las posibilidades para sacar adelante el PGOM de Gondomar en vez de conformarme con esa situación y, ya no digamos, de alegrarme con semejante fracaso. Por tanto, siempre propuse la defensa de los intereses del vecindario, que en este caso pasaba por firmar yo mismo la dicha cesión si el Alcalde no quería o no lo veía claro. Lástima que el absurdo juego del postureo político de algunos, nos hiciese perder 8 meses imprescindibles. El ejemplo de Nigrán, y de la valentía política de su alcalde, era perfectamente válido para nosotros por ser un caso semejante”.

Anuncios