Anuncios
Ticker de novas

La Diputación destina cerca de medio millón de euros a las ayudas básicas de emergencia

FOTO: DEPUTACIÓN DE PONTEVEDRA // Xunta de Goberno.

La Junta de Gobierno de la Diputación de Pontevedra aprobó este lunes las bases de las ayudas básicas de emergencia para los ayuntamientos de la provincia de menos de 20.000 habitantes, que tendrán un presupuesto de 465.000 €, de los que 365.000 € serán invertidos en ayudas al gasto corriente y, los 100.000 € restantes, para inversión.

Las ayudas básicas de emergencia, que los vecinos y vecinas de la provincia pueden solicitar a través de los servicios sociales de sus ayuntamientos, tienen la finalidad de dar apoyo económico para poder atender a las necesidades urgentes y puntuales de los y de las ciudadanos que se encuentren en situación o riesgo de exclusión social, con especial atención a aquellas personas con menores a su cargo, además de dar respuesta a situaciones de grave emergencia.

Las personas beneficiarias de estas ayudas podrán emplearlas para alimentación, uso de vivienda (pago de alquiler o hipoteca, ayudas para acondicionar la habitabilidad de la vivienda), pago de recibos (luz, agua, gas o gasóleo), pago de productos de higiene y limpieza (lejía, detergente, jabón, desodorante, higiene femenina), pago de productos farmacéuticos (prescritos por personal facultativo), adquisición de electrodomésticos básicos (lavadora, calentador, cocina, frigorífico, deshumidificador…), pago de desplazamientos para recibir tratamientos, hacer gestiones o participar en actividades, pago de gafas y audífonos y ayudas de apoyo a la infancia.

De esta manera se ofertan recursos públicos rápidos y eficaces a las trabajadoras y trabajadores sociales de los ayuntamientos, de manera que las personas usuarias en situación de especial vulnerabilidad puedan tener su disposición las herramientas necesarias para evitar la marginalidad y disminuir las situaciones de exclusión social. En el año 2017 fueron también esenciales para dar apoyo a los ayuntamientos que sufrieron los incendios forestales, ya que se pudo hacer frente a los gastos de alojamiento y mantenimiento de familias afectadas por los incendios de manera, ágil y eficaz.

Estas ayudas, durante el año 2017 dieron cobertura a las necesidades básicas de 1.820 familias, de las que 1.573 tenían menores a su cargo, 1.114 tenían ambos progenitores en situación de desempleo, 320 eran familias monoparentales, 43 eran usuarias del Servicio de educación y apoyo familiar, 45 eran personas usuarias del servicio de ayuda en el hogar y 9 personas eran víctimas de violencia doméstica.

Anuncios