Anuncios
Ticker de novas

Desirée Vila: “Uno no elije su destino, pero si la actitud con la que vivir su vida”

“Hoy hace tres años desde aquel día en que me dieron la peor noticia de mi vida: ‘Desi, tenemos que amputarte la pierna’. Desde ese momento, todo cambió completamente”. Así comienza el testimonio de la joven gondomareña Desirée Vila Bargiela, que perdió una pierna al ser necesario practicarle una amputación.

El 26 de febrero de 2015 sufrió un accidente mientras realizaba ejercicios en la cama elástica durante un entrenamiento en el Club Flic Flac. El Juzgado de lo Penal número 3 de Vigo condenó a dos años de prisión e inhabilitación especial para el ejercicio de la profesión médica por un periodo de 4 años al traumatólogo Pedro Larrauri, que atendió a la gimnasta en el Centro Médico El Castro.

La jueza consideró al traumatólogo responsable de un delito de lesiones por imprudencia grave con pérdida de miembro principal y grave deformidad. Lo condenó asimismo a indemnizarla en más de dos millones de euros (2.154.684,73 euros).

“Tener que dejar el deporte que amaba fue, sin duda, lo más duro. Pero también el tener que crecer de repente, tragarme las miradas y los comentarios de la gente y caminar con mis muletas aguantándome muchas lágrimas y sentimientos de rechazo. Rechazo por un cuerpo que, pensaba, no se correspondía conmigo, con una niña de 16 años”, continúa Desirée.

“Ahora entiendo que sí, que necesitaba hacerme fuerte sola, necesitaba aprender, con todos esos momentos en los que me sentí horrible por no tener pierna, que la belleza está en el interior, que la gente te quiere por lo que eres, no por lo que tienes o lo que te falta. Toda la gente buena que me acompañó en mi recuperación me hizo ver que lo que de verdad vale la pena es tratar de ser feliz pese a todo lo que venga”.

“Uno no elije su destino, pero si la actitud con la que vivir su vida. Después de aquella operación, el día 4 de marzo de 2015, pensé que ahí se acababa todo, pero no pensé en todo lo que quedaba por venir. Estoy agradecida por estar viva, pese a esos horribles días en el hospital, por tener nuevas motivaciones, como el atletismo, y por tener gente a mi lado con quien poder celebrar todos mis logros y también mis fracasos, y, al fin y al cabo, eso es todo lo que quiero y necesito en mi vida”, concluye la joven.

Anuncios