Baiona suspende el proyecto del campo de golf y anuncia su eliminación del PGOM

Tal y como se había comprometido, el alcalde de Baiona, Ángel Rodal, aclaró este miércoles el futuro del Plan Especial de Dotaciones e Infraestructuras de As Costeiras en una rueda de prensa ante los medios. Esta misma tarde trasladará la decisión a los vecinos de Baredo.

Según explicó el regidor, la UTE no ha presentado en plazo las contestaciones tanto a las alegaciones como a los informes sectoriales, por lo que desde el gobierno entienden que es “un incumplimiento de contrato”. Por lo tanto, Rodal anunció que queda suspendido el Plan Especial de As Costeiras. “Hasta ahora hemos trabajado con tres cosas: transparencia, compromiso y palabra”, recalcó.

Pero el gobierno local no se queda ahí, y el alcalde avanzó además que se iniciarán los trámites para su eliminación del Plan General “para que no quede ninguna duda”. La zona volverá a ser terreno rústico forestal, aunque previsiblemente el proceso se alargará unos meses.

El 4 de junio del 2014 se aprobó definitivamente el PGOM, que preveía una dotación de infraestructuras deportivas en la parroquia de Baredo, de 675.000 metros cuadrados. El 14 de abril del 2015 se formalizó el contrato administrativo entre el Concello de Baiona y el equipo redactor del Plan Especial, la UTE de empresas González Souto y Luque, Aseguinolaza y Asociados. En junio del mismo año se inició su tramitación.

Dos años después, el 15 de junio del 2017, se presentó el documento a la oposición y a las Comunidades de Montes y de Aguas de Baredo. Acto seguido fue aprobado en Junta de Gobierno.

El 4 de agosto de 2017, el equipo redactor del Plan Especial de Dotaciones e Infraestructuras de As Costeiras presentó el proyecto en el Centro Cultural de Baredo, respondiendo a todas las dudas de comuneros y vecinos. Ahí comenzó un movimiento social y vecinal como no se había vivido en años en Baiona.

Fueron seis meses en los que los vecinos mostraron su rechazo al campo de golf en los actos del Día de la Hispanidad, en las sesiones plenarias, o incluso a modo de comparsa en los Carnavales.

Durante el periodo de alegaciones, inicialmente de dos meses aunque ampliado un mes más, se presentaron un total de 3.500 alegaciones, incluyendo una del equipo de gobierno, en la que indicaba que lo prioritario era que se pudiese garantizar la cantidad y calidad del agua de los vecinos de la parroquia de Baredo.

El Concello de Baiona abandona así un proyecto que contemplaba un campo de golf de 18 hoyos acompañado de club hípico, pistas de tenis y paddle, campos de fútbol sala, balonvolea, baloncesto, balonmano, piscina, club social, cafetería, pista de rodeo, anfiteatro, curro y zona de deportes aéreos en un área de casi 70 hectáreas, con un valor total que superaba los 14 millones de euros.

Anuncios