Chandebrito 1807 denuncia irregularidades en el cobro de la tasa de vados

La Asociación Vecinal “ Chandebrito 1807” cuestiona públicamente al alcalde de Nigrán por la aprobación del padrón de contribuyentes y puesta al cobro hasta el próximo 12 de febrero del recibo de la tasa por “Entrada de vehículos a través de las aceras” del ejercicio 2014, sin solucionar aún las numerosas irregularidades existentes en la confección del padrón de contribuyentes.

“En primer lugar el alcalde debería explicar públicamente por qué razón hizo dejadez de sus funciones en la puesta al cobro de esta tasa, ya que llegó al gobierno municipal en junio de 2015 y no puso ningún recibo al cobro hasta año y medio después, período de tiempo en el que tampoco resolvió debidamente los recursos presentados por los afectados contra la elaboración del padrón de la tasa. Las consecuencias son que el vecindario de Nigrán está pagando una tasa con cuatro años de retraso a pesar de las falsas promesas de que se buscaría una fórmula de evitar el pago de los recibos atrasados”, aseguran desde el colectivo vecinal.

Entre las muchas irregularidades detectadas por esta agrupación y que siguen sin solucionarse están:

– Se emitieron recibos para el cobro del ejercicio completo a contribuyentes que recibieron la notificación del alta de oficio en la mitad de dicho ejercicio e incluso una vez finalizado, cuando no procedía el carácter retroactivo del cobro y más aún habida cuenta un acuerdo plenario el 30-10-2014 en este sentido con el voto favorable del PSOE.

– Se cobra la tasa de entrada de vehículos a pesar de carecer la entrada de la concesión de un “ vado permanente” con la correspondiente placa e incluso en caso alguno con el agravante de ser el propio ayuntamiento el que negó la concesión del vado, con el cual no se garantiza el aprovechamiento especial efectivo de la acera.

– Se hicieron cobros irregulares por entrega de la placa de vado permanente y en caso alguno que se reclamó el importe no fue atendida la solicitud.

– Las viviendas unifamiliares con dos entradas en la mayoría de los casos computan sólo un acceso, pero en algunos casos las dos, creando así un agravio comparativo entre vecinos.

– En alguno de los casos de viviendas colectivas se computaron más plazas de vehículos de las que realmente existen.

– No se atienden las solicitudes de baja de la tasa pretendiendo así convertirla en obligatoria aunque el servicio no se quiera por parte del vecindario, cuando el ayuntamiento podría resolver fácilmente el problema aceptando la baja y elevando el borde de la acera.

Anuncios