La Diputación aprueba el primer Plan de Igualdad de la institución provincial

La presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, junto a la diputada de Igualdad, Isaura Abelairas, dio a conocer esta mañana la aprobación por unanimidad del primer Plan de Igualdad de la institución. Este plan, según informó Silva, “se trata del primero de una administración pública española que se elaboró en base a una auditoría laboral de género, que contiene un análisis exhaustivo del área salarial del personal bajo la perspectiva de género, cumpliendo los términos establecidos en todas las recomendaciones”.

El 17 de octubre de 2017 se llevó a la Mesa del Congreso una propuesta para la inclusión de la auditoría laboral de género con la finalidad de desarrollar el compromiso de transparencia salarial establecido en la recomendación de la Comisión Europea de 7 de marzo de 2014. Estas cuestiones, llevadas al Congreso de los Diputados hace dos meses, “ya las teníamos nosotros contemplado antes, por lo que somos la primera administración española en elaborar un Plan de Igualdad en base a esta auditoría”, afirmó Carmela Silva.

Por otra parte, la presidenta de la Diputación destacó que el Plan de Igualdad también contiene todas las medidas que contempla el Pacto del Estado en materia laboral que se ha aprobado recientemente, así como las medidas que el Senado recogió contra las violencias machistas. Por estos motivos, “estamos dando un paso más adelante ya que las cuestiones abordadas en el Pacto del Estado en materia laboral y contra las violencias machistas aun no fueron desarrolladas y nosotros ya las estamos promoviendo, antes que ninguna otra administración, a través de nuestro Plan de Igualdad”, indicó Silva.

La presidenta de la Diputación de Pontevedra informó que el Plan de Igualdad tiene una vigencia de tres años y pretende dar cumplimiento a la normativa existente en el Estado y a la legislación gallega, pero ampliando el concepto de discriminación en línea con los objetivos del Convenio de Estambul. Así, tal y como aseguró Silva, “a través de este plan se elimina toda discriminación contra las mujeres y permite seguir avanzando en el desarrollo de un marco favorable de relaciones laborales basado en la igualdad de oportunidades, la no discriminación y la tolerancia cero ante las situaciones de violencia contra las mujeres, promoviendo un entorno seguro y saludable para todo el personal al servicio de esta administración”.

Para elaborar el primer Plan de Igualdad de la Diputación se realizó un estudio en profundidad de los distintos servicios de la institución. De este análisis se extrajeron cuestiones como que el plantel está integrado por un 60% de mujeres, que la representación de mujeres en los puestos de toma de decisión es mayor que el promedio de las entidades locales, que existe una mayor representación sindical de hombres que de mujeres, que ellas desarrollan su trabajo en las áreas de política social y régimen interior, que existen servicios masculinizados, que no se estaban impartiendo cursos formativos en materia de sensibilización en igualdad y que el Pleno y la Xunta de Gobierno está compuesto por un 44% de mujeres y un 56% de hombres.

En cuanto a las licencias, el estudio previo ponen de manifiesto que la mayoría de los permisos solicitados por mujeres trabajadoras de la Diputación de Pontevedra se refieren al cuidado de familiares y que piden más permisos las mujeres que los hombres por enfermedad, hospitalización o intervención quirúrgicas.

Por su parte, en el que tiene que ver con la prevención del acoso psicológico y violencias machistas, el estudio realizado subraya que, pese a haber aprobado en el 2008 un protocolo de actuación en materia de acoso, no se contemplaba el acoso psicológico por razón de sexo y que aunque se aprobó en mayo de 2016 un protocolo de prevención de las violencias machistas es necesario divulgarlo para que el personal de la Diputación de Pontevedra tenga conocimiento.

Además, el estudio previo al primer Plan de Igualdad, ponen de manifiesto que aún existen puestos de trabajo que no tienen contemplado el lenguaje inclusivo y no sexista en sus denominaciones. Al respecto, el Plan contempla la revisión completa y la inclusión del lenguaje inclusivo en todos los aspectos, tal y como indica el reglamento aprobado por el Pleno de la Diputación de Pontevedra.

La presidenta de la institución provincial detalló los principales ejes de actuación del primer Plan de Igualdad, entre los que destacan remover los obstáculos que impliquen cualquier tipo de discriminación con el fin de ofrecer condiciones de igualdad efectiva en el acceso al empleo público y en el desarrollo de la carrera profesional; facilitar la conciliación de la vida personal, familiar y laboral, sin menoscabo de la promoción profesional; fomentar la formación en igualdad, tanto en el acceso al empleo público cómo a lo largo de la carrera profesional; promover la presencia equilibrada de mujeres y hombres en los órganos de selección y valoración; establecer medidas efectivas de protección frente al acoso sexual y al acoso por razón de sexo; establecer medidas efectivas para eliminar cualquier discriminación retributiva, directa o indirecta, por razón de sexo y evaluar periódicamente la efectividad del principio de igualdad en sus respectivos ámbitos de actuación.

Para conseguirlo, tal y como informó Carmela Silva, el Plan de Igualdad tiene por objetivos promover el principio de igualdad garantizando las mismas oportunidades profesionales; garantizar la ausencia de discriminación por razón de sexo, y especialmente las derivadas de la maternidad, paternidad, la asunción de deberes familiares, el estado civil y condiciones laborales; eliminar toda manifestación de discriminación en la promoción interna y selección con el objeto de conseguir en la empresa una representación equilibrada de la mujer en el plantel; prevenir el acoso laboral, sexual y por razón de sexo; promover mediante acciones de comunicación y formación de la igualdad en todos los niveles de la organización; facilitar la conciliación de la vida profesional, personal y familiar; evitar los posibles riesgos derivados del trabajo en las mujeres en situación de embarazo o en período de lactancia; prestar apoyo en el ámbito laboral a las víctimas de violencia de género; fijar objetivos concretos de igualdad dentro de unos plazos de tiempo razonables y establecer sistemas eficaces de control interno y evaluación externa sobre el cumplimiento de los objetivos.

La presidenta de la Diputación de Pontevedra adelantó que para cada uno de estos objetivos, el primer Plan de Igualdad “lleva asignados millares de actividades, solamente el listado tiene cerca de una treintena de páginas” que se plasman de manera concreta y que, según Carmela Silva, “nos están convirtiendo en una administración referente en materia de igualdad para el conjunto de administraciones públicas de todo el Estado”.

Anuncios