Caballero comunica a los alcaldes de Gondomar y Nigrán que queda agua para poco más de 100 días

Tras decretar la fase de alerta contemplada en el Plan de Emergencia Municipal en situación de sequía, el gobierno local de Vigo tomó diferentes medidas, entre las que se incluye el envío de cartas a todos los alcaldes de los municipios que se abastecen desde la ciudad olívica para que adopten medidas de ahorro.

Según explicó Abel Caballero, las misivas fueron enviadas a Redondela, Cangas, Moaña, Soutomaior, Porriño, Gondomar, Mos, Nigrán y Salceda que deben tener conocimiento de que queda agua para poco más de 100 días, algo que «en la pluviosidad normal es tiempo suficiente pero que dada la sequía excepcional» que vivimos no se puede garantizar en estos momentos.

El alcalde explicó que la fase de alerta activada incluye «atención, prudencia y ahorro» y una cuestión importante «a notificación ciudadana». Por eso el Ayuntamiento iniciará una campaña de comunicación para fomentar el ahorro razonable en el consumo que todas las viviendas de Vigo y de los municipios abastecidos por Eiras y Zamáns deben tomar. Las dos presas, de propiedad municipal, prestan servicio a 458.362 personas de las que poco menos de 300.000 son de Vigo y el resto de los otros municipios citados. A esta cifra hace falta sumar otros 150.000, procedentes del consumo industrial, lo que sitúa el número de usuarios por encima de los 600.000.

Además, Caballero le solicita a la Xunta de Galicia la «construcción urgente de un azud en la confluencia de los ríos Oitavén y Verdugo hacia presa de Eiras», una petición que ya había realizado en el año 2011 y que no fue atendida pero que permitiría mayor afluencia de agua con las excedentes de esta cuenca. Para eso, demanda una reunión urgente en la que abordar la posibilidad de realizar esa acometida para trasladar agua en previsión de que se prolongue la sequía.