Los ayuntamientos afectados por el fuego solicitarán de forma coordinada ayudas al Estado, a la Xunta y a la UE

FOTO: CONCELLO DE VIGO // Abel Caballero e os oito rexedores na reunión.

El alcalde de Vigo se reunió este lunes con ocho regidores de municipios del área metropolitana afectados por los fuegos del pasado fin de semana para abordar de forma conjunta vías para paliar los daños provocados, abordar soluciones y evaluar los daños materiales y humanos.

En la reunión participaron la alcaldesa de Porriño, Eva González de la Torre, y los regidores de Nigrán, -Juan González-, Gondomar – Paco Ferreira-, Salceda de Caselas -Marcos Besada-, As Neves – Xosé Manuel Rodríguez-, Fornelos de Montes -Emiliano Lage-, Mondariz – Xosé Carlos Montes Bugarín- y Ponteareas -Xosé Represas. Caballero apuntó que también estaban convocados a este encuentro informal los primeros ediles de Salvaterra de Miño, Soutomaior, Pazos de Borbén, Redondela, Baiona y Mos que no acudieron.

Según expuso el regidor vigués, los ayuntamientos acordaron acudir la tres vías. La primera, el Gobierno de España a través de la Ley 17/2015 del Sistema Nacional de Protección Civil que establece la posibilidad de declarar zona afectada gravemente por emergencia de Protección Civil en el Consejo de Ministros. Esta norma lleva aparejada ayudas en el ámbito económico, forestal, comercial, daños al patrimonio personal y público y prácticamente atención a todos los daños acaecidos con los fuegos. «Lo haremos de forma coordinada», aunque la solicitud debe ser individual a través de la Junta de Gobierno, del alcalde o del Pleno de cada municipio, que debe aunar una memoria de daños y circunstancias. Así, trasladó la idea de que están «convencidos de que Gobierno España acordará esta declaración de zona afectada gravemente ya que lo justifica el daño y la dimensión de pérdidas humanas».

En segundo lugar, Caballero explicó que los alcaldes decidieron optar a las ayudas que recoge el Decreto 102/2017 de 19 de octubre de la Xunta de Galicia, que tiene carácter subsidiario y son complementarias y compatibles con las del Estado.

En tercero lugar, los regidores decidieron recurrir al Fondo de Solidaridad de la Unión Europea pensado para catástrofes graves ocasionados por incendios forestales. En este caso debe solicitarlo el Estado miembro pero tratarán de dialogar directamente con la Unión Europea sobre esta posibilidad. Requiere un daño mínimo de 3.000 millones de euros pero puede aglutinar a varias regiones europeas de un mismo Estado, según señaló Caballero.

Los alcaldes coincidieron en que el acontecido marcará un «antes y un después» en la historia de cada ayuntamiento y en la historia de Galicia y que este es momento de «tomar múltiples decisiones en múltiples direcciones». En lo tocante a la recuperación del suelo, consideran que es necesario trazar una nueva política forestal con la ayuda de expertos para que no vuelva a acontecer una tragedia así, de forma que los montes que se diseñen minimicen los daños en el caso de fuegos. «Tenemos que estar preparados porque la forma de contemplar el monte ya no puede ser igual que antes, no se puede pensar en términos de rentabilidad económica, algo para lo cual se necesitan ayudas de todas las administraciones», añadió el regidor olívico.

Además, los municipios afectados por los incendios abordaron la necesidad de establecer protocolos de actuación, de cooperación permanente para emplear los recursos y trazar acciones conjuntas, las acciones preventivas que se pueden aplicar y que necesitan reformas legislativas, especialmente en lo relativo a las parcelas y montes privados, así como la coordinación de medios entre los municipios. En este sentido, Caballero apuntó que «necesitamos mecanismos que permitan que funcione mejor, se necesita reformar los protocolos de actuación porque los sistemas de alerta tienen que conectar las unidades de mando en cada territorio con los responsables de la Comunidad Autónoma a través de líneas abiertas, urgentes y permanentes. No podemos estar pendientes de los teléfonos de emergencia que se saturan y colapsan». En definitiva, apuntó, es necesario contar con mecanismos distintos de prevención, de alerta y de acción después del inicio de la catástrofe para afrontarla con capacidad de comunicación y actuación.

El alcalde de Vigo reiteró la necesidad de apoyo financiero en «todas las cuestiones» para los ayuntamientos afectados que se volverán a juntar para seguir con estas líneas de actuación de forma coordinada.

Anuncios