El Val Miñor sale a la calle bajo el lema «Lumes Nunca Máis»

FOTO: ALBERTO RODRÍGUEZ // Concentración na Ramallosa.

Miles de personas participaron en las cerca de 40 concentraciones convocadas por toda la geografía gallega bajo lo lema «Lumes Nunca Máis». Un grito que volvió a tomar las calles de Norte a Sur del país para manifestar la indignación, cólera y dolor provocado por la ola de fuego que asoló sobre todo las provincias de Pontevedra, Ourense y Lugo, con resultados catastróficos en pérdida de vidas humanas, viviendas y de nuestro patrimonio natural, mas también de denuncia por la incompetencia del gobierno del PP al frente de la Xunta de Galicia en su gestión. Una incompetencia por la que los manifestantes exigieron la dimisión del propio Presidente, Alberto Núñez Feijóo.

En el Val Miñor la concentración tuvo lugar en Nigrán, convocada por la Mancomunidad de Montes de la comarca, congregando a cientos de personas en el Paseo de A Ramallosa, que al igual que el resto de las calles del país se llenaba con el grito unánime y sentido de «Lumes Nunca Máis». Entre los asistentes estaban la presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, el diputado del BNG, Luis Bará, el alcalde de Nigrán, Juan González, el teniente de alcalde de Gondomar, Antonio Araúxo, y concejales de los tres ayuntamientos de la comarca.

En las concentraciones también se escucharon consignas que ponen en cuestión la teoría conspiranoica que atribuye la ola de incendios que asolagan Galicia a un supuesto «terrorismo incendiario» y señalan bien a las claras las responsabilidades políticas: «detrás un incendiario siempre hay un empresario», «Feijóo responsable, dimisión!», «con este gobierno estamos en el infierno», «gobierno que improvisa es el terrorista», «con nuestra tierra no se juega» o «Feijóo, atiende, Galicia no se vende».

Política de abandono del rural

También denuncian que detrás de esta ola de fuegos hay responsables y apuntaban al gobierno del Partido Popular por haber propiciado una política de abandono del rural y por sustituir las históricas actividades agrícolas y ganaderas por una política de forestación con eucaliptos para atender los intereses empresariales de la pastera ENCE.

Junto a esto, la ausencia de políticas de prevención y la falta de previsión delante de unas condiciones climatológicas óptimas para la propagación de los fuegos: sequía, altas temperaturas y viento.

Deficiente información

Esto junto con la deficiente información desde los medios públicos gallegos para que la población se enfrentara a una catástrofe de las dimensiones de la ola de fuegos que padeció ayer Galicia. Junto con la falta de previsión, denunciaron la falta de organización, de medios y la incapacidad del gobierno de Feijóo mismo para advertir por donde se podía o no circular provocándose una situación de confusión, caos y pánico. Por eso exigieron su dimisión y la asunción de responsabilidades por parte del gobierno gallego, del que él está al frente.

 

Anuncios