Más de 2.000 personas disfrutaron del mejor jazz en el estuario de A Foz

FOTO: ALBERTO RODRÍGUEZ // Actuación de Kevin Hays Trío.

Más de 2.000 personas acudieron a la undécima edición del Nigranjazz en el estuario de A Foz (A Ramallosa). Pese a la lluvia intermitente de las dos jornadas el público se mantuvo fiel y no hubo que suspender ninguno de los conciertos previstos ni las jam sessions posteriores. Incluso se agotaron las camisetas promocionales de este año con el cartel de Andrés Bonader.

El público disfrutó el viernes del cuarteto liderado por el pianista estadounidense Michael Kannan y el vibrafonista español Jorge Rossy, que fueron precedidos del también cuarteto encabezado por el contrabajista portugués Gonçalo Leonardo. Muchos se animaron a seguir la jam-session posterior que abrió Carlos Gil Trío y que se prolongó hasta altas horas. Además, miles de personas disfrutaron de la comida gourmet en la feria gastronómica itinerante «Rilla na Rúa», que permanece hasta el martes en todo el paseo de A Foz.

El festival continuó el sábado con la actuación estelar del pianista americano Kevin Hays en su único concierto en Europa con su trío. Previamente, desde las 21.00 horas, el público del Nigranjazz tuvo la oportunidad única de disfrutar del dúo formado para la ocasión por el pianista Abe Rábade y el guitarrista Virxilio da Silva, los dos músicos gallegos más relevantes en el panorama nacional, que homenajearon juntos la histórica colaboración entre el pianista Bill Evans y el guitarrista Jim Hall.

«Rilla na Rúa» puso también su punto de animación al Nigranjazz ofreciendo la actuación de «The Alley Stompers» el sábado a las 19:30 horas en el Auditorio de A Foz. Se trata de una formación al más puro estilo de las Brass Bands americanas que tocó en directo para bailarines de swing. La formación representa un viaje atrás en el tiempo, recreando la atmósfera de New Orleans de los años 20 o 30, una época en que el jazz se afirmó cómo música popular. El francés Wilfried Wilde al banjo, Óscar Prieto a la tuba y Chus Pazos a la batería, forman una sección rítmica de lujo, que acompaña al saxofonista siciliano Rosolino Marinello y al crooner y saxofonista Toño Otero que, con su voz tenor aterciopelada, transmite un auténtico sonido de época.

El Ayuntamiento de Nigrán mantendrá el Nigranjazz como un festival de referencia y seguirá apostando fuerte por él dada la gran aceptación que tiene.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios