Gondomar Concello Aberto apuesta por la municipalización del servicio de recogida de basura

FOTO: CONCELLO DE GONDOMAR

El gobierno municipal llevó al pleno de julio que se celebró el pasado lunes a las 20:00 horas en el Auditorio Lois Tobío de Gondomar los pliegos de condiciones técnicas y de condiciones administrativas para licitar la Recogida de Residuos Sólidos Urbanos.

Desde Gondomar Concello Aberto critican que el Alcalde, en un tema de tanta trascendencia, ni siquiera defendió la propuesta del gobierno o expuso los pliegos de condiciones técnicas y administrativas para la licitación de los RSU, se limitó a pedir la opinión de los distintos grupos municipales. «Así prepara el gobierno municipal un tema capital para el ayuntamiento de Gondomar. Después de dejar sobre la mesa el asunto, el próximo día 26 habrá una Junta de Portavoces para tratar el tema», señala Pauliño del Río.

Según CABE, este concurso público supondrá un mayor gasto para el ayuntamiento de Gondomar. Un incremento de alrededor del 20% sobre el precio actual (pasa de 960.000€ a 1.130.000€ anual, en el 1º año).

«En la documentación preparatoria de los pliegos se establece que no existe revisión de precios, por lo que el precio del contrato quedará determinado en el acuerdo de adjudicación y se mantendrá inalterado durante el período de duración de los servicios objeto de la presente licitación. No es cierto», asegura del Río. «Aunque se nos dijo que el precio del contrato es fijo, en realidad no lo es. Habrá una revisión de precios anual a realizar al contratista. A través del índice corrector K».

Se dice en el pliego de condiciones técnicas en la página 47 «La revisión de precio anual a la que tendrá derecho el contratista» o en la página 46 «el presente contrato, en su aspecto económico y de revisión de precios, se verá afectado por una K».

Según indica CABE, aunque el precio de licitación son 774.950,69?/año, el precio variará anualmente (pudiéndose incrementar en un 5% o reducirse en un 2%) por lo que habrá que provisionar (reservar) en los presupuestos las siguientes cantidades: 813.698,22€ (2018), 854.383,13€ (2019), 897.102,29€ (2020), 941.957,40€ (2021), 989.055,27€ (2022).

«Esto supone que en solo tres años lo que les va a costar a los vecinos y vecinas de Gondomar la recogida de basura subirá 239.000€ sobre el precio de licitación, eso sin contar los dos años de prórroga donde nos iríamos a un incremento del gasto sobre el precio de licitación de 640.000€, llegando el coste del servicio en el último año de contrato a los 989.055,27€», afirma del Río.

A estas cifras hay que sumarle el coste del canon de SOGAMA que asumiría y pagaría el ayuntamiento, en la actualidad alrededor de 360.000€ por anualidad. (En 6 años de contrato 2.160.000€). Sin contar con los posibles incrementos del canon futuros.

Si sumamos el coste del contrato en los 6 años que son 5 millones (5.271.147€) y el coste a pagar a SOGAMA en ese mismo período que son 2 millones (2.160.000€) da una cifra total de más de 7 millones de euros (7.431.147€)

Si tenemos en cuenta que el presupuesto de Gondomar es de 7 millones (7.071.728,00), supondrá que irán destinados a pagar la basura 1,65€ de cada 7€ que gaste el ayuntamiento anualmente, es decir el 25% del gasto total del presupuesto municipal, «un autentico disparate?», asegura el portavoz de CABE. Eso en el primer año de contrato.

«En los 6 años de contrato tendremos que destinar 1 presupuesto completo al pago de la basura. Un presupuesto de cada 6 destinado íntegramente al pago de la basura. ¿Cual va a ser la repercusión para la ciudadanía? Menos mal que el Sr. Ferreira siempre aseguró que cuando él regularizara la Recogida de la basura iba a ser más barato».

Además, del Río asegura que los pliegos no garantizan el problema de las bajas temerarias, es decir, las empresas podrán licitar a la baja para coger el contrato, lo que dará lugar a un peor servicio y a la precariedad laboral de los trabajadores. No se establecen en los pliegos las condiciones mínimas de calidad en el servicio, que queda a expensas de las empresas licitadoras. No se garantizan las condiciones laborales de los trabajadores, ni su puesto de trabajo. «La empresa adjudicataria después de subrogar a los trabajadores, podrá despedirlos con sólo comunicárselo al ayuntamiento y contratar otros, que serán temporales».

«Con esta propuesta el gobierno municipal no recupera para el espacio público este servicio sino que se insiste en la privatización del mismo, en dárselo a una empresa privada, que tendrá que sacar beneficios, a costa del servicio y el dinero de la ciudadanía», insiste del Río.

«El Grupo Municipal Gondomar Concello Aberto apostó y apuesta por la municipalización del servicio, por un mantenimiento de los puestos de trabajo (es falso que no se garanticen con la municipalización) y para que las plusvalías que se irían para la empresa adjudicataria repercutan en el común, en el vecindario. Ejemplos de municipalización de servicios públicos los hay de sobra desde Baiona, León, Cádiz, Madrid, Santiago, Ferrol, Coruña o Barcelona».

El Grupo Municipal de Gondomar Concello Aberto fue el único grupo municipal que apostó en el debate plenario por la municipalización del servicio y anunció que votará en contra de esta nueva privatización. «Una nueva oportunidad de cambiar a mejor, que se pierde Gondomar», concluye su portavoz.

Anuncios