El gobierno de Nigrán rechaza la moción de UCN para la supresión del impuesto de plusvalías

FOTO: ALBERTO RODRÍGUEZ

El pleno ordinario del mes de junio celebrado este miércoles en Nigrán rechazó con los votos del PSOE la moción presentada por el partido independiente Unión Centrista de Nigrán (UCN), en la que se planteaba la derogación del Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (Plus-Valía), como consecuencia de la reciente anulación por el Tribunal Constitucional, declarando la inconstitucionalidad de los artículos 107.1, 107.2 a) y 110.4 de la Ley Reguladora de Haciendas Locales, aprobada por Decreto Legislativo 2/2004, de 5 de marzo.

UCN considera que al tratarse de un Impuesto de carácter voluntario y no obligatorio para los Ayuntamientos, y teniendo en cuenta que su filosofía ha venido siendo muy cuestionada desde muchos ámbitos de la sociedad, dado que el Impuesto grava la revalorización (y no la pérdida) de los inmuebles, y en la realidad es abonado siempre, aunque hayan perdido su valor y generado pérdidas en la transmisión -casos muy habituales desde que estalló la crisis económica-, considerando el Alto Tribunal, que el citado impuesto vulnera el principio constitucional de capacidad económica, en la medida que no se vincula necesariamente a la existencia de un incremento de valor del bien transmitido, sino a una mera titularidad durante un período de tiempo, circunstancia que impide al ciudadano cumplir con su obligación de contribuir, de acuerdo con su capacidad económica.

UCN recuerda que la actual situación económico-financiera del Ayuntamiento, permite revisar a la baja la elevada presión fiscal que vienen soportando los vecinos, y que incluso se han visto incrementados los impuestos en los últimos años de grave crisis económica, “por lo que entendemos es el momento de compensar a los ciudadanos el gran esfuerzo realizado, sobre todo, en momentos críticos y en particular en las economías familiares”, señala Antonio Fernández Comesaña.

El portavoz de UCN lamenta la falta de sensibilidad del gobierno local por no apoyar una medida razonable, que en buena medida vendría a paliar las graves consecuencias sufridas por las familias en los últimos años, que con su esfuerzo, han posibilitado una mejora en la situación económica de las cuentas municipales.