El curro de San Cibrán reúne 60 caballos

FOTO: ALBERTO RODRÍGUEZ

Este domingo se celebró el curro de San Cibrán en Donas, que se desarrolla en el lugar de las Lagunas de Cereixo, en los montes de la Groba. Se trata del segundo de los curros que se desarrollan en Gondomar, y en esta edición se “bajaron” cerca de 60 caballos.

A pesar de ser el más nuevo, el desarrollo del curro de San Cibrán mantiene muchas semejanzas con respecto a los otros curros tradicionales de la Sierra de la Groba. El elemento, quizás, más diferenciador, es que la baja se realiza guiada por un “cordón”, que conduce a las burras por los dos kilómetros de baja.

El día del curro, por la mañana temprano, los besteiros proceden a batir el monte para juntar las greas en el lugar de la parada. A continuación se realiza la baja. Este roteiro es uno de los de más altitud del Val Miñor; comienza en el alto de Pedras Miúdas en Pinzás (Tomiño) desde el lugar de Campo Redondo. Las burras procedentes de los montes de Baiona, Oia, O Rosal, Tomiño, Gondomar y de la Sierra de la Groba, son conducidas a través de una amplia explanada.

Ya en el curro se procede a las labores tradicionales de separación de potros, garañóns y yeguas preñadas, venta o marcaje, rape, desparasitación y suelta.

El próximo domingo día 9 de julio, será el turno del curro del Galiñeiro, en Vincios.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.