Anuncios
Ticker de novas

Por 100 años más de Parranda a San Roque

FOTO: ALBERTO RODRÍGUEZ

Un numeroso grupo de integrantes de la Parranda de San Pedro celebró este sábado su centenario con la inauguración de la imagen de San Roque que recordará esta efeméride y que está situada en el recinto de fiestas de San Antonio de Vilariño, en la parroquia nigranesa de San Pedro de A Ramallosa.

La imagen, realizada en piedra utilizando varias rocas de los montes de Morgadáns y donada por el “Ferreiro” baionés Manuel Quintas Vergara, con la colaboración de Jose Carlos Riveiro, recuerda al fundador de la Parranda, Dionisio, así como a todos sus seguidores. Tras la bendición del párroco de San Pedro, Xosé Lence, y las fotos de rigor, los asistentes disfrutaron de unos pinchos. Tampoco faltó a la cita el alcalde de Nigrán, quien entregó una placa conmemorativa al autor del monumento y al presidente de la Parranda, Evaristo Blach.

Aunque no hay constancia exacta de cuándo se creó la Parranda de San Pedro, varios vecinos coinciden en el año 1917. Desde entonces, cada 16 de agosto cientos de personas se reúnen para realizar el tradicional peregrinaje desde A Ramallosa hasta Morgadáns, en Gondomar, un recorrido de unos 8 kilómetros que desde hace casi un siglo se realiza como muestra de fe a San Roque.

Lo que comenzó como una reunión de alrededor de 70 vecinos, fue creciendo año tras año hasta alcanzar cifras como la del 2016, cuando unos 800 romeros partieron hacia Gondomar, con los mayores caminando y los niños, las viandas y los músicos subidos a tractores debidamente engalanados con flores para la ocasión, convirtiéndose además en una tradición que pasa de padres a hijos.

Ya en la villa condal tiene lugar el encuentro con la banda de música, para en seguida continuar la marcha hasta el torreiro de fiestas de San Roque, siempre acompañados de la música verbenera de la charanga y la animación y alegría de los caminantes.

Tras casi tres horas de recorrido, la Parranda llega a su destino. Después de desfilar hasta la Capilla y rodearla como manda la tradición, reponen fuerzas con un aperitivo para a continuación asistir a la Misa Solemne y a la procesión en honor a San Roque.

Una vez finalizados los actos religiosos, las tradicionales “poxas” a cargo de Carlos Riveiro dan paso a la música, la comida, la charanga y la diversión en la Carballeira hasta bien entrada la tarde, cuando la Parranda recoge sus bártulos e inicia el viaje de vuelta cara Nigrán, para finalizar en el Convento de los Padres Franciscanos de Vilariño, pensando siempre ya en el próximo año.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios