El mosaico de Panxón, listo para viajar de Nueva York a Londres

Buenas nuevas para el mosaico romano de Panxón, según avanzó el vicepresidente primero de la asociación creada para su repatriación y autor de su hallazgo, Gonzalo Fernández-Turégano, la pieza podría estar de vuelta en Nigrán antes de abril de 2023. El conjunto se enviará a partir del 10 de enero de 2023 de Nueva York a Londres por mar y se estima que tarde en llegar entre 10 días y un mes. La galería Colnaghi se encargará de su recepción y desde aquí la pieza se mandará a Madrid. Llegados a este punto se estudiará la mejor opción para su traslado final sin descartar su transporte por carretera hasta el municipio y que la Administración local asuma su tutela tal y como indica el convenio para ubicarla en la nueva biblioteca, donde quedará expuesta de manera permanente.

La formalización del pacto firmado con el Concello les permitió cerrar su compra por 58.000 euros con la firma londinense Carlton Hobbs el pasado 1 de diciembre. Una de las condiciones pactadas, es que a cambio de los 40.000 euros necesarios para completar la transacción la obra pase a manos municipales. El importe llegó días después de la fecha límite acordada con sus propietarios (31 de octubre) y su compra se tambaleó por momentos. Tanto Hobbs como su socia Stefanie Rinza no solo fueron fieles a su palabra reservando la obra de arte a sus pretendientes más tiempo del acordado y encargándose de todo lo relativo a su repatriación, sino que el pasado jueves ya estaba lista para ser enviada.

Durante la última conversación mantenida, Rinza le trasladó a González-Turégano la conveniencia de dilatar el envío, al menos hasta que pasen las fiestas para minimizar riesgos y abaratar costes aprovechando el bajón “post-navideño”. Finalmente y a fin de garantizar su integridad durante el proceso, los expertos optaron por separarla en dos y construir sendos embalajes a medida, uno para el mosaico encastrado del siglo III y otro para sus patas. Los dos paquetes ya están perfectamente sellados a la espera de iniciar el que se espera sea su último viaje de vuelta a casa.