Más de 30 empresas trabajan juntas en Nigrán por la dinamización turística

“En el Geodestino Ría de Vigo y Baixo Miño entendemos que la unión hace la fuerza. Por eso para nosotros la palabra clave es la cooperación y sabemos que en turismo debemos ir de la mano y colaborar para ser más eficientes y efectivos en nuestras promociones, aprovechando fortalezas y minimizando debilidades”. Así explicaba el representante institucional del Geodestino y alcalde de Nigrán, Juan A. González, la finalidad de los workshops puestos en marcha por la Ría de Vigo y Baixo Miño, que este lunes celebraba su tercera edición en las instalaciones de la cervecera Trisk-Ale, en Porto do Molle.

Una cita que volvió a congregar a más de 30 empresas de diferentes sectores de los 14 ayuntamientos del geodestino (A Guarda, Baiona, Fornelos de Montes, Gondomar, Mos, Nigrán, O Porriño, O Rosal, Oia, Pazos de Borbén, Redondela, Soutomaior, Tomiño y Tui) y de otros puntos de la provincia para facilitar una primera toma de contacto entre entidades y favorecer la creación de sinergias de presente y de futuro que den lugar a nuevos productos turísticos que promocionen el territorio como destino.

Una apuesta por poner en contacto a las empresas que quiso exaltar la diputada de Turismo de la Diputación de Pontevedra, Ana Laura Iglesias, que resaltó el importante músculo turístico del territorio y de la provincia. “Tenemos que poner en valor a nuestras y nuestros productores, porque sin ellos el sector turístico ni existiría ni tendría razón de ser. Solo así podremos seguir avanzando y seguir haciendo de la provincia un referente en turismo de calidad para toda España”, recalcó.

Por su parte el jefe del área provincial de Pontevedra de Turismo de Galicia, Felipe Ferrero, resaltó que “workshops como el que estamos celebrando hoy son una iniciativa fundamental para que todos los sectores se comuniquen y complementen para potenciar el turismo en el territorio”.

González quiso recalcar que “queremos que el Geodestino ayude a poner en marcha iniciativas de calidad, innovadoras, seguras y sostenibles, que incidan en el componente experimental para acercar un plus de valor a las personas que nos visitan. Y para alcanzar este fin tenemos que por en la mano de las empresas las herramientas necesarias que les permitan crear y comercializar productos y servicios basados nos nuestros recursos, como pueden ser actividades como el workshop que estamos desarrollando”.

Un aspecto que también quiso destacar la alcaldesa de Redondela, Digna Rivas, que destacó la importancia que tiene el Camino de Santiago para el sector turístico en el ayuntamiento que exaltó la realización “de estos encuentros entre entidades de diferentes sectores que son una manera de poder conoceros entre vosotros y de dar más empuje a vuestras empresas. Estoy convencida de que será un éxito tan grande como la primera edición celebrada hace un año en Tui”.

Por su parte, Felipe Ferrero, jefe del área provincial de Pontevedra de Turismo de Galicia, destacó el papel que juega el Geodestino Ría de Vigo y Baixo Miño en el desarrollo de este tipo de encuentros “para que el territorio tenga una presencia propia con todo lo que las y los visitantes precisan y demandan”. “Estas reuniones son vitales no solo en el campo turístico, sino también en todos los sectores, porque creando redes podemos hacer que las personas que nos visitan marchen con la sensación de haber vivido unas buenas vacaciones y recibido un buen servicio”, aseguró.

En esta ocasión, tras la recepción institucional, las empresas participantes pudieron conocer dos nuevos casos de éxito y buenas prácticas en el campo turístico. Así, Nacho Crespo, de la Quinta de San Amaro, en Meaño, contó la historia de este hotel y restaurante con encanto que llegó a montar en este rincón de Galicia tras vender su empresa y su casa en Madrid. Ya con 15 años de vida, Crespo resaltó el éxito que la quinta tuvo desde un principio, “lo que hace que a veces te asustes y cometas muchos errores”. “Pero fuimos quien de adaptarnos a la realidad y a las circunstancias, a reinventarnos con la crisis del 2012 mirando hacia el extranjero y potenciando nuestra internacionalización, algo que hizo que aun hoy en día el 60% de nuestra clientela sea de fuera de España”, explicó a las y a los asistentes. Para Crespo “el reto del turismo es mantenerse con constancia, intentando llevar una línea muy personal, con un criterio propio que te permita hasta equivocarte”. Destacó también la integración en la comunidad de la villa y la apuesta por los proveedores locales. “Estar donde estamos hizo que seamos un producto más auténtico y sostenible”, aseveró.

Por su parte, Pablo Marino contó el nacimiento y evolución de Bluscus, la primera agencia de viajes especializada en turismo marinero de Galicia, ahora ya convertido en operador turístico. “Creíamos que nuestra comunidad tenía mucho potencial en todo lo relacionado con el mar y con nuestros ríos, por eso apostamos por hacer vivir a nuestra clientela experiencias distintas vinculadas a los productos y productores locales. Queríamos vivir el mar con la gente del mar”, explicó durante el encuentro.

Como es habitual en estos encuentros, tras las presentaciones se llevaron a cabo una serie de reuniones rápidas con las que establecer los primeros contactos comerciales con otras empresas dentro de un evento dinámico y ágil con el que fomentar colaboraciones y sinergias. Para finalizar se dio paso a una degustación de productos del territorio que contó con la especial colaboración de la propia Trisk-Ale y de las empresas locales Calabizo y ChupiPostres.