Una avería provoca turbidez y olor a tierra en el agua de Baiona

Desde hace varios días los usuarios de la red de abastecimiento de Baiona vienen experimentando una serie de problemas cada vez que abren el grifo de sus casas y que provocan que el agua salga con un exceso de minerales. Pese a que tanto su turbidez como su sabor a tierra eche para atrás a los vecinos a la hora de consumirla, fuentes municipales certifican que es apta para el consumo y que este episodio comenzará a normalizarse a partir de hoy miércoles.

Según explicaron los técnicos de la concesionaria Gestagua al edil Óscar Martínez, este fenómeno es relativamente normal dada la cantidad de precipitaciones caídas en la última semana y que dieron como resultado ese color parduzco, algo que se agudizó además por las reparaciones realizadas que obligaron a cortar el suministro desde el acceso al depósito auxiliar, que tiene autonomía para 24 horas y se vació por completo. Para devolverlo a su estado inicial sin que la intervención afectase al abastecimiento de la localidad tuvieron que acortar el proceso de decantación y de filtrado y de ahí el resultado. El lado bueno de todo esto es que el embalse de Baíña duplicó su capacidad en tan solo siete días, pasando de un 46 a un 85%, con lo que la escasez ya es cosa del pasado. La situación es tan optimista que precisamente hace dos días que Augas de Galicia abrió por primera vez en varios meses las compuertas de la infraestructura. En estos momentos su nivel se encuentra a dos metros del tope y la entrada de nuevas borrascas en los próximos días provocará que su capacidad llegue al 100%.

Que este episodio se detectase principalmente en Baiona centro y Sabarís responde a que estos dos núcleos se nutren exclusivamente de la red de abastecimiento municipal, mientras que el resto de parroquias en parte lo hacen de comunidades privadas. Precisamente en los últimos días esta situación está generando bastantes quejas de residentes en los núcleos anteriormente mencionados que a través de redes sociales están denunciando los problemas que sufren. Esto motivó a miembros del gobierno local a publicar por los mismos medios un comunicado explicando la situación. Sin embargo, ante este panorama muchos de los consumidores se están inclinando por abastecerse de agua ya sea de fuentes municipales o directamente adquirida en el supermercado.