Investigan penalmente a dos vecinos de A Lama por un presunto delito relativo a la protección de la flora y la fauna

La Patrulla del Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza) de la Guardia Civil de Pontevedra investigó penalmente a dos personas ambos de 27 años de edad y vecinos de A Lama, como supuestos autores de un delito contra la protección de la flora y la fauna. A los dos se les atribuye la presunta responsabilidad en el envenenamiento del cadáver de una cabra, localizada en una zona boscosa de A Lama. Tras el visionado de una cámara de fototrampeo previamente colocada en el lugar, esta muestra un vehículo todoterreno arrastrando un animal, por lo que, se procede a la búsqueda del mismo, siendo localizado por vigilantes de Recursos Naturales, y recogido posteriormente por Agentes Medioambientales de la Xunta de Galicia. La cabra presenta distintos cortes por todo el cuerpo, por los que se sospecha, que pudiera haberse introducido veneno.

Una vez analizado el cadáver por el laboratorio de referencia, se determina que contiene un tóxico denominado “fenamifos”. Este principio activo se encuentra en la composición de dos productos, catalogados como tóxicos, y son mortales por inhalación o por ingestión, y su comercialización está prohibida en la Unión Europea desde el 23/09/2021. A la vista de las imágenes recibidas y el resultado del análisis del animal, se realizan gestiones para la localización de los supuestos autores, resultando ser dos vecinos de A Lama, ambos de 27 años de edad, como autores de un delito contra los recursos naturales y el medio ambiente, recogido en el artículo 336 del Código Penal.

Es de resaltar que la zona boscosa donde se encontró el animal envenenado, se trata de un hábitat en el que se tiene documentado la presencia del lobo, y que el arrastre del animal muerto varios kilómetros por una pista, tiene como objeto dejar un rastro que estimule el instinto depredador del lobo, y de esta forma eliminar ejemplares de esta especie. La estrecha colaboración entra la Conselllería de Medio Ambiente y el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil de Pontevedra, dio como resultado el esclarecimiento de este delito contra la protección de la flora y la fauna. Las diligencias instruidas fueron entregadas en el Juzgado de Guardia de Pontevedra.