Nigrán abre el “Mes de la Memoria Histórica” con la proyección de “La trinchera infinita”

El Ayuntamiento de Nigrán abre la programación especial por el “Mes de la Memoria” este domingo 9 de octubre a las 19:00 horas en el Auditorio Municipal con la proyección de “La trinchera infinita”, a través del Cineclub Val Miñor Alice Guy. El film de Jon Garaño, Aitor Arregi y José Mari Goenaga, protagonizado por Antonio de la Torre y Belén Cuesta, retrata la vida de un hombre escondido en su propia casa durante 30 años por miedo a la represión franquista (desgraciadamente estos casos no fueron anecdóticos en España y sus protagonistas fueron conocidos como “topos”). El cine regresa el domingo 16 de octubre a la misma hora y lugar con “Mientras dure la guerra”, película de Alejandro Amenábar que refleja la postura del célebre escritor Miguel de Unamuno (Karra Elejalde) que pasa de apoyar públicamente la rebelión militar del 36 a cuestionarla y rechazarla ante la deriva sangrienta de la misma. En todos los casos la entrada es gratuita hasta completar aforo.

Una parte importante de la programación del Ayuntamiento consiste en la presentación de nuevos libros de investigación que abordan la represión y la sublevación en la provincia, por lo que estarán presentes sus autores y se establecerá un coloquio posterior. Así, a través del Instituto de Estudos Miñoráns, el miércoles 12 a las 19:00 horas será el turno de “Alejandro Viana, un galego á fronte do rescate de refuxiados republicanos”, de Roberto Mera. El domingo 23 a las 19:00 José Antonio Uris y Víctor Manuel Santidrián presentan “A porta do inferno. O campo de concentración de Camposancos” que se acompañará de la proyección del documental de Antonio Caeiro “Aillados. A memoria dos presos de 1936 na illa de San Simón”. La programación la cerrará el miércoles 26 a las 20:00 horas “Os anos do silencio. Represión e resistencia na provincia de Pontevedra (1936-1951)” de Xosé Álvarez Castro, también en colaboración con el IEM. Paralelamente, el Ayuntamiento ofrecerá en el IES Val Miñor e IES Proval una charla de Carlos Méixome sobre su libro “Catas na Memoria”, agasajando a ambos centros con diversos ejemplares.

Uno de los actos estrella será la proyección el jueves 20 de “La cárcel de curas”, documental vasco de 2021 de Oier Aranzabal, Ritxi Lizartza y David Pallarés que narra la historia del viaje real al que fueron sometidos 53 religiosos de Madrid, Galicia, Cataluña y País Vasco en su traslado forzoso a dicho penal de Zamora, que fue la única cárcel de curas del mundo. A la proyección acudirán sus directores y alguno de los religiosos represaliados con el fin de establecer un coloquio posterior.

Igualmente, el Ayuntamiento colaborará con Lucenza-Ateneo para ofrecer el viernes 14 de octubre en el Auditorio Municipal un acto en homenaje al 70 aniversario de la publicación de “Longa noite de pedra” de Celso Emilio Ferreiro, libro clave para comprender la literatura gallega contemporánea. Este título y el conjunto de la obra hacen referencia a la prisión padecida por el autor en el Monasterio de Celanova en el 1937, sin embargo, al otro lado de la dimensión anecdótica o personal, esta larga noche de piedra se tiene identificado repetidamente con la larga dictadura franquista.

El 15 de octubre, como cada año, el Ayuntamiento participará en los actos en homenaje a los asesinados en la “Vuelta de los Nueve” en Baiona y celebrará su particular a las 12:00 horas en el Jardín de la Memoria (a un lado del Pabellón de Panxón). El suceso tuvo lugar el 15 de octubre de 1936, cuando se ejecutaron a nueve vecinos del Val Miñor (cinco de ellos de Panxón) como venganza y represión de los falangistas por el suceso del día anterior en Sabarís, cuando en el asalto de las fuerzas nacionales a la casa de los hermanos republicanos “Os Ineses” murieron estos, su asistenta Dolores Samuelle y también uno de los falangistas. Horas después los partidarios del golpe de estado cogieron a nueve vecinos de todo el Val Miñor detenidos en la prisión del Frontón, en Vigo, y como venganza, los fusilaron en la curva de A Bombardeira, en Baiona. Durante más de 40 años nueve cruces aparecieron pintadas en ese punto como recuerdo de los fallecidos y, aunque las borraban y buscaron con esmero a los autores, estas siempre volvieron a ser dibujadas. Hoy el lugar es un espacio para la memoria y las cruces se mantienen, ahora impresas, como recuerdo de todo aquello que sucedió.