El BNG de Gondomar exige de la Xunta no dejar sin comedor al alumnado del CRA Antía Cal

El BNG de Gondomar denuncia que el Gobierno de la Xunta pretenda dejar definitivamente sin comedor al alumnado del Colegio Rural Agrupado (CRA) Antía Cal. La Consellería pretende dar servicio solo a los alumnos de las aulas de Peitieiros que ya usaban el comedor en el curso anterior y hasta que finalicen la etapa de infantil, pero le niega ese derecho al resto del alumnado de Peitieiros y al de las aulas de Chaín, Couso, Morgadáns y Vilaza.

A mediados de junio la Portavoz municipal del PP local, Paula Bouzós, junto con el Secretario Xeral de Educación, Manuel Vila, anunciaban en los medios de comunicación que, ante el abandono por parte del Ayuntamiento, la Consellaría iba a asumir el servicio de los comedores de los cuatro centros educativos de primaria y del CRA Antía Cal de Peitieiros de segundo ciclo de infantil.

Pues bien, apenas mes y medio después las familias del alumnado del CRA se encuentran con el abandono también por parte de la Xunta. Una comunicación de la dirección del centro las informó de que solo tendrán derecho a comedor los niños que ya usaban el servicio en el año anterior, como excepción y hasta que completen su escolarización en infantil. Serán cuatro en el curso 2022-2023 y dos en el 2023-2024. Las demás familias, tanto de las aulas de Peitieiros como de las otras cuatro parroquias, quedarán excluidas.

El Antía Cal, que contó en este curso en sus seis aulas con una matrícula de 108 alumnas y alumnos de segundo ciclo de educación infantil, y uno de los CRA que la propia Consellería señala como fundamentales para “elevar la calidad de la enseñanza de las comunidades rurales, así como contribuir a la revitalización socioeconómica y cultural de las mismas”. Asimismo, tal como recoge el Decreto 132/2013 por el que se regulan los comedores escolares de los centros docentes públicos gallegos, la administración educativa debe potenciar que los centros ofrezcan servicios complementarios, como el comedor escolar, con el fin de “favorecer que amplíen su oferta educativa para atender las nuevas demandas sociales”, también aquellas que constituyen un “importante instrumento para la conciliación de la vida laboral y familiar”. “Todo lo contrario de lo que está haciendo con esta actuación, que es un paso más en la hoja de ruta del PP de dejar sin servicios a los colegios públicos y del rural”, denuncia el BNG.

Por otro lado, en el BNG consideran que el gobierno municipal del PSOE, que hasta ahora co-gestionaba el servicio, debería ser el primero en defender una prestación a las familias que contribuye a fijar población en el ayuntamiento. “Es indignante que el gobierno del PP en la Xunta decida no prestar un servicio que es de su competencia, pero también lo es que el gobierno local del PSOE se desentienda de las familias y mire para otro lado”, indica la portavoz Municipal del BNG, Manuela Rodríguez.

El Bloque exige la rectificación de la Consellaría e insta al gobierno local a mediar para garantizar el servicio a todo el alumnado que lo precise.