Nigrán invierte 2.800 € en una escopeta marcadora con veneno para eliminar nidos de velutinas

El Ayuntamiento de Nigrán suma desde la semana pasada un nuevo método para erradicar nidos de vespa velutina en la localidad: una escopeta marcadora que dispara bolas biodegradables de veneno. Con este fin invirtió un total de 2.860 € en este artefacto idéntico al empleado en el popular juego de paintball y capaz de disparar a nidos de hasta 50 metros de altura. La compra incluyó 1.000 “balas” especiales (bolas biodegradables rellenas de veneno que se deshacen en el interior del nido). Este método estrenado ya con éxito en 4 casos en Camos por el edil de Sanidad, Alfonso Vázquez, permite llegar sin dificultad a distancias donde la pértiga telescópica de 25 metros adquirida en el 2017 por el Ayuntamiento no puede.

“Resulta un sistema rápido y eficaz para combatir nidos a partir de 10 metros de altura teniendo en cuenta además la complejidad que conlleva el uso de la pértiga que, además, no llega a alturas tan elevadas”, explica Alfonso, concejal y apicultor aficionado. “La tenacidad y voluntariedad de Alfonso Vázquez es la que explica que en Nigrán se esté controlando y reduciendo la presencia de la avispa asiática, su diligencia hace que cada semana reciba directamente llamadas de vecinos pese a tratarse de una competencia autonómica y no municipal”, explica Juan González, alcalde de Nigrán.

Paralelamente a la eliminación, el Ayuntamiento continúa repartiendo gratuitamente trampas de velutinas a todo aquel vecino que lo solicite, siendo recomendable ponerlas entre los meses de marzo a junio, cuando finaliza la hibernación. Con este fin adquirió en este año 400, sumando 2.000 entregadas desde 2017.

Las trampas consisten en sencillos aparatos a los que se le incorpora un líquido atrayente a base de feromonas cada quince días, momento en el que se retiran todos los insectos capturados. El Ayuntamiento facilita también la receta casera de atrayente: 1 litro de vino tinto, 1 litro de cerveza, 1 kg de azúcar y un chorro de vinagre, todo conservado en un bote hermético.

“Desde Marzo y hasta Junio es cuando resulta verdaderamente efectivo poner trampas en los árboles frutales o zonas de flores porque es cuando salen las reinas de la hibernación y a comer, en pleno verano ya no tiene sentido porque están los nidos construidos”, explica Alfonso Vázquez, quien llegó a contabilizar en una sola tarde 50 asiáticas capturadas en un aparato y durante toda la primavera 2.000 reinas en una docena de ellas. “Cada reina es un futuro nido, por lo que las trampas evitan millares y millares”. Así, según los expertos, asegurar la eliminación de la reina es el método más eficaz para su control, ya que evita la producción de nuevas reinas y la formación de colmenas, que pueden albergar hasta 2.000 ejemplares y 6.000 larvas.