Nigrán consolida la simbiosis natural entre Carlos Núñez y el mirador de Monteferro

FOTO: ALBERTO RODRÍGUEZ // Concerto de Carlos Núñez en Monteferro.

El Ayuntamiento de Nigrán vuelve a ofrecer este verano al mejor gaitero del mundo en el mejor escenario del mundo: Carlos Núñez en el mirador de Monteferro coincidiendo con el ya famoso atardecer cara el Oceáno Atlántico y las Islas Cíes y Estelas. El espectáculo, que forma parte de la programación estival del Ayuntamiento de Nigrán y que cuenta con el apoyo de la Diputación de Pontevedra a través de la línea 2 del Plan Concellos, será el 5 de agosto a las 20:00 horas y se encuadra en la gira “Lugares Máxicos”. Las entradas ya están a la venta a través de Ataquilla con un precio de 22 €.

Tal y como arrancaron en el 2020 los conciertos de Carlos Nuéz en este enclave único, el objetivo es hechizar a los asistentes gracias a la especial sinergia con la naturaleza y el momento del atardecer.

“Desde el año 2020 en agosto juntamos al mejor gaitero del mundo en el que nosotros consideramos el mejor escenario del mundo, una unión que resulta más que fascinante”, incide el alcalde, Juan González

“Monteferro es uno de esos paraísos donde a veces vengo a tocar, pero en la intimidad, solo para mí y para la naturaleza. Porque tiene uno de los atardeceres más impresionantes del mundo. A diferencia con los de lugares como Bahía, Río de Janeiro, o California es que, mientras que allí la gente aplaude como si el sol y la tierra ofrecieran un show, nosotros quizás sentimos ese instante como una ceremonia. Según nuestros arqueólogos, los antiguos habitantes de Monteferro y de los castros de la costa de Galicia ya sabían mucho de todas estas cosas…. Por eso, en este concierto repetiré el sueño de compartir esas experiencias con mis amigos músicos y con nuestro amante público. Seremos una gran familia!”, señala el propio Carlos Núñez, quien ha tocado dentro de esta gira “Lugares Máxicos” en espacios tan singulares de Galicia como el Monasterio de Oseira, el Dolmen de Dombate o la Catedral de Mondoñedo.

Con el objetivo de respetar al máximo la singularidad de este espacio natural y de hacerlo con la mínima intervención, solo se reservarán sillas para personas con problemas justificados de movilidad, ya que el objetivo es disfrutar de la música sentados en el propio suelo, en un ambiente íntimo y en comunión con el entorno.