La activista salvadoreña Laura Herrera cierra en Nigrán su gira por Galicia

La activista salvadoreña Laura Herrera, responsable del Programa Feminismo y Justicia Ambiental de la Colectiva Feminista para el Desarrollo Local, cerró hoy en Nigrán la gira gallega para denunciar las consecuencias que tiene para un país como El Salvador la mala gestión de los recursos naturales y para explicar en qué consiste el movimiento salvadoreño para la gestión popular del agua y sus sinergias a nivel municipal y social. Anteriormente estuvo en Tomiño, Burela, Cariño, Pontedeume y Cabanas.

En su estancia de hoy en Nigrán, la activista firmó el Libro de Honor del Ayuntamiento y defendió ante el alumnado del IES Val Miñor y del propio alcalde y presidente del Fondo Gallego de Cooperación y Solidaridad, Juan González, el derecho humano al agua, por encima de los intereses empresariales, y habló sobre el trabajo que se realizan en las comunidades rurales de El Salvador. “Aquí abrís el grifo y sale agua, pero debéis ser conscientes de que eso no es así en muchos países y de que algún día, gestionando mal este recurso, os podréis ver en la misma situación”, explicó Herrera, quien subraya que en general son los hombres los que deciden su distribución mientras que son las mujeres las que trabajan para hacerlo efectivo, por eso lucha en su país por cambiar este modelo patriarcal. “Es un honor recibir a Laura Herrera y una suerte que el alumnado del IES Val Miñor pueda conocer esta problemática de primera mano”, subrayó González.

Igualmente, abordó los resultados de la “Escuela de lideresas por la defensa ambiental” que la Colectiva Feminista desarrolló a lo largo del último año en el Departamento de Cuscatlán, con el acompañamiento de la Asociación Gallega de Comunicación para el Cambio Social (Agareso) y con la financiación del Fondo Gallego de Cooperación. Y contextualizando la situación medioambiental que están viviendo muchos de los países latinoamericanos y como nuestras pautas de consumo generan impactos negativos en países como El Salvador. Herrera explica los mecanismos de participación ciudadana que promovió la Colectiva Feminista para visibilizar esta situación, como la Consulta Popular por el Derecho Humano al Agua, que pretende regular las actividades que afectan a la gestión integral del agua, garantizando su sostenibilidad y que la población sea prioridad en su distribución. El objetivo es la sensibilización sobre cómo está afectando la mala gestión de los recursos naturales a poblaciones empobrecidas como las comunidades de El Salvador, pero también abordar las luchas que se están generando para poder contribuir a la protección del medio ambiente y el desarrollos de estas comunidades desde una perspectiva colectiva y feminista.

En El Salvador, las problemáticas ambientales afectan especialmente a las y los habitantes de las comunidades pobres y rurales y, aunque existen mecanismos para denunciar, estos no son lo suficientemente conocidos para hacerlo sin miedo o para impulsar acciones de contraloría social y ciudadana. Por otra parte, el desinterés y la falta de educación ambiental de la población generan un cierto acomodo de las instituciones y de las diferentes estructuras comunitarias para la defensa, promoción, protección y restauración de los Derechos y de la Justicia Ambiental.

Tanto Agareso como el Fondo Gallego de Cooperación buscan, con estas actividades, dar a conocer los resultados del proyecto, vincular las luchas de Sur con las que se están dando en Galicia, y sensibilizar tanto a los ayuntamientos, como a los medios de comunicación y los movimientos sociales de la necesidad de generar sinergias para que estas luchas puedan tener impacto.