Desacuerdo en el tripartito por la celebración de la Arribada

A dos meses vista de la celebración del buque insignia de las fiestas en Baiona, la posibilidad de llevar adelante la Arribada en su fecha habitual está generando opiniones para todos los gustos, incluso dentro del tripartito que gobierna en el municipio.

Si el alcalde Carlos Gómez aboga por estudiar una fórmula que permita llevarla adelante en su fecha habitual “siempre y cuando las decisiones a tomar partan de un consenso general entre el tejido asociativo, la mesa local de seguridad y Xunta”, el segundo teniente de alcalde, Carlos de la Peña, manifestó abiertamente que desaconseja su celebración en el primer fin de semana de marzo. La postura mostrada por de la Peña y publicada en redes sociales en nombre del grupo político al que representa, Nós Baiona, va todavía más allá y considera que se debería de evitar todo tipo de concentraciones sociales e incide en el uso de medios de protección básicos. En este sentido, el vicealcalde fue tajante en sus declaraciones que remató con un “ya vendrán tiempos mejores y seremos más felices”. El debate está abierto, tanto PP como C’s coinciden con el regidor manteniendo que “cancelarla es la opción fácil” y que por el momento se pueden ir haciendo gestiones “que no cuestan dinero”.

Gómez por su parte explicó que la idea es adaptar la celebración al contexto actual “dando cabida a todo el mundo”. Pese a que no pudo concretar medidas sobre la mesa dio a entender que de llevarse a cabo se vigilará la conducta de los asistentes con la posibilidad de expulsar a los que no cumplan con las normas que en ese momento estén en vigor. “Lo que tenemos claro es que no podremos celebrar una Arribada al uso y buscamos alternativas para sacarla adelante”, asevera el regidor que a su vez reitera que el objetivo será el de no “desvirtuar la celebración”. La rememoración de la llegada de la noticia del Descubrimiento es la inyección económica de mayor calado en el municipio. Una maratón de tres días que en circunstancias normales se traduce en cientos de miles de personas pululando de sol a sol entre el viernes y el domingo lo que se traduce en un retorno económico de cientos de miles de euros en tan solo 72 horas. Salvando las distancias provocadas por las limitaciones de la pandemia este es el principal motivo al que se agarra el regidor. “Hablamos de economía circular, hay negocios que generan empleo y pagan sus impuestos. No podemos decir no hago nada”, remata.