El Sergas lidera el primer registro nacional de pacientes con cateterismo limpio intermitente

El servicio de Urología del Área Sanitaria de Vigo lidera un Registro nacional de pacientes con tratamiento de Cateterismo limpio intermitente, también llamado Autocateterismo. Se trata de un proyecto multicéntrico desarrollado por el Instituto de Investigación Sanitaria Galicia Sur y la plataforma de Investigación de la Asociación Española de Urología, en el que participan 23 hospitales nacionales. Sus resultados se están presentando estos días en diversos congresos y foros científicos nacionales e internacionales de Urología.

El coordinador nacional de este proyecto, el urólogo del Álvaro Cunqueiro Carlos Müller explica que “es el único registro nacional de pacientes con este tratamiento, y uno de los más amplios a nivel europeo ya que registramos a 600 pacientes con esta terapia. Esta forma de vaciamiento vesical es muy utilizada en Rehabilitación y Urología pero requiere más información a nivel de otras especialidades y del público en general. Creemos que este registro y los buenos resultados de este estudio permitirán poner en valor estos tratamientos y diseñar modelos que mejoren la adherencia a los mismos”.

Ventajas sobre la sonda permanente

El Cateterismo intermitente limpio (CIL) consiste en la evacuación de la orina de la vejiga a través de sondas de forma limpia. Todos aquellos pacientes que no pueden vaciar su vejiga de forma autónoma pueden beneficiarse de esta forma de tratamiento, que evita un cateterismo permanente (sonda vesical clásica). En este sentido, el CIL presenta grandes ventajas sobre la sonda permanente, como la merma de la tasa de complicaciones en general, un menor número de infecciones, y una mayor independencia y calidad de vida para los pacientes.

Las indicaciones principales del Autocateterismo están relacionadas con problemas neurológicos, principalmente en los pacientes lesionados medulares, los que presentan esclerosis múltiple o Parkinson. También está indicado para otros problemas como viruelas hipocontractiles o diferentes obstrucciones en la salida de la orina. Según el doctor Müller “los beneficios del CIL radican en la merma de complicaciones originadas por el mal vaciamiento vesical sobre la vejiga, como las infecciones recurrentes de orina, litiasis vesical o incontinencia urinaria; o incluso sobre los riñones, ya que el inadecuado vaciamiento vesical puede provocar insuficiencia renal”.

El procedimiento consiste en insertar el catéter dentro de la uretra hasta llegar a la vejiga, con el fin de drenar la orina, retirándose inmediatamente después del sondeo. Esta acción deberá realizarse unas 4 o 6 veces al día, y en cada sondeo debe usarse una sonda nueva. Este sondeo tiene que ser realizado con una técnica limpia que disminuya las posibilidades de complicación asociadas a la manipulación de los órganos genitales y del aparato urinario.

Galicia mejora la media nacional

“El uso de esta terapia es un indicador de calidad sanitaria. Galicia es la comunidad con la ratio más alta de uso de esta sondas, doblando incluso la media nacional, lo que demuestra la calidad de atención que se brinda a estos pacientes en los hospitales de nuestra comunidad”. Precisamente, constatando estas diferencias, surgió la necesidad de conocer las causas de las mismas y por este motivo se diseñó este proyecto a nivel nacional para conocer las características de los pacientes en protocolo de Cateterismo intermitente limpio en España.