Gondomar lidera acciones conjuntas contra “A Paraguda”, nuevo proyecto eólico que amenaza el Galiñeiro

El alcalde de Gondomar, Paco Ferreira, presidió este jueves una reunión con el alcalde de Tui, Enrique Cabaleiro, el presidente de la Entidad Local Menor de Morgadáns, Alfonso Misa, y representantes de distintas asociaciones ecologistas de la zona, así como de la Comunidad de Montes de Peitieiros, cuyos terrenos se verían afectados por la localización de molinos eólicos, “algo que no estamos dispuestos a aceptar. Defenderemos nuestro entorno natural como hasta ahora”, manifestó el regidor gondomareño.

La postura es unánime entre todos los asistentes a este encuentro que desde hace más de diez años vienen haciendo frente común ante el Registro Eólico de Galicia y las diferentes propuestas que las industrias del sector quisieron llevar a cabo, o tienen aún sobre la mesa. La última sorpresa es el proyecto “A Paraguda”, parque eólico previsto para los montes de Gondomar y Tui, en la misma entrada del Parque Natural del Monte Aloia.

El proyecto, aún en proceso de admisión por parte de la Xunta de Galicia, contempla la colocación de 4 molinos en Gondomar y 4 en Tui, cerca del núcleo de Malvas. Torres de 112 metros de altura y 137 de diámetro, a las que se sumarán instalaciones complementarias como una subestación eléctrica y una estación meteorológica.

“En Gondomar no va a haber parques eólicos sin análisis previo de su impacto ambiental y sin el consenso social necesario, lo dije antes y lo digo ahora”, señaló Francisco Ferreira, que una vez más lamenta que por parte de la Xunta no se cuente con los municipios y valoren sus posturas respecto a proyectos tan nocivos para su entorno.

“Trabajamos por el medio ambiente y la sostenibilidad, no estamos en contra de la energía eólica pero sí de estos aerogeneradores que tienen un impacto ambiental fortísimo llegando a afectar incluso a las escorrentías, lechos o a la fauna y flora”. Recordó que en la defensa de nuestro entorno natural “seremos muy firmes”.

En el encuentro el portavoz de la Plataforma pola Protección da Serra do Galiñeiro y un representante de la directiva de Montañeros Celta, expuseron lo que supondría la aprobación del nuevo proyecto recogido en el Registro Eólico de Galicia para el futuro de estos parajes naturales.

Voces a las que se sumaron las de los representantes de la Entidad Local Menor de Morgadáns y la Comunidad de Montes de Peitieros, parroquias que se verán directamente afectadas por el proyecto “A Paraguda”. Tanto ellos como los representantes políticos hicieron hincapié en el hecho “de frenarlo ahora que está al inicio de cualquier tramitación; dejar claro que no estamos dispuestos a permitir la instalación de un parque eólico en nuestros montes”.

Acciones a desarrollar

El encuentro también sirvió para exponer qué pasos dar y qué medidas de presión adoptar de forma conjunta para “demostrar que nuestra palabra y posición son firmes y que tal y como dijimos en su día, no queremos parques eólicos en el Galiñeiro, en la Groba o en el Parque Natural de Aloia”, recalcó Paco Ferreira, postura que también ratificó su homólogo en Tui, Enrique Cabaleiro.

Ambos señalaron que desde la administración realizarán todo lo que esté en sus manos para evitar que este proyecto progrese y apoyar las demandas que desde las plataformas ecologistas vienen realizando desde hace tiempo. No descartan la elaboración de una moción conjunta para ser ratificada en los plenos de la corporación de sendos ayuntamientos.

Además, sobre la mesa también se barajaron otras opciones como la presentación de alegaciones, recogida de firmas, movilizaciones y la unión e implicación con la lucha de los ayuntamientos de Nigrán, Baiona, Oia, O Rosal y Tomiño, contra el proyecto “Albariño I”, declarado “urgente” y “prioritario” por la Xunta de Galicia y que implicará la colocación de 27 molinos en 5 parques en total.

“Defender nuestro entorno natural es un objetivo común por el que nos mantendremos unidos. Frenamos en su momento el proyecto previsto para el Galiñeiro y ahora evitaremos que siga adelante la tramitación de este nuevo parque eólico del gobierno gallego, que una vez más nos mantiene al margen de cuestiones que afectan de forma directa a nuestros municipios y sus habitantes”, concluyó Paco Ferreira.