“El Val de Miñor precisa un GES a la altura de las necesidades de la comarca”

La comarca del Val de Miñor cuenta con una población de hecho y estable alrededor de las 50 mil personas, cifra que se puede duplicar en las temporadas de verano, así como la existencia de una población oscilante de segunda residencia que pasa muchos días al año residiendo entre nosotros. A esta circunstancia poblacional hay que añadir dos polígonos industriales, una importante superficie de monte, dos puertos, una red viaria muy extensa que lamentablemente provoca un número considerable de accidentes de tránsito al año, etc, etc.

“Desde hace muchos años desde diferentes sectores de la sociedad y de la política miñorana venimos reclamando un parque de bomberos para nuestra comarca que integre el actual GES y nos dé el servicio de calidad que precisamos. Pues bien, lejos de alcanzar ese objetivo vemos con preocupación como la desidia del actual gobierno mancomunado tiene abandonada la gestión del actual GES dándose la paradoja de que hay más medios materiales que efectivos para poderlos manejar. Parece como si el GES para el gobierno comarcal cuanto menos “dé la lata” mejor, eso sí, son los primeros a los que acuden cuando hay problemas”, señala Antonio Araújo.

Para Manifesto Miñor, el abandono de la responsabilidad de procurar una gestión racionalizada y eficaz del GES por parte del Gobierno de la Mancomunidad no es admisible después de casi 25 años de existencia de este cuerpo. “Semejante desidia está provocando que por ejemplo, durante este verano el servicio estuviera cerrado dos fines de semana, pues para cubrir las bajas de efectivos con agilidad y ajustadas a la legalidad vigente sería necesario contar con una bolsa de trabajo en activo de la que poder tirar, cosa que a día de hoy no es posible por llevar la actual varios años caducada”.

“Por otra parte las promesas hechas por el gobierno mancomunado de aumentar los efectivos del GES después de los gravísimos fuegos de hace cuatro años donde quedó demostrada la necesidad del mismo a la vista de la respuesta y del magnífico trabajo realizado por este colectivo hasta la extenuación en esos días tan trágicos, a día de hoy podemos decir que fue una promesa más sin voluntad de ser cumplida, es decir, vender humo para callar las demandas de la sociedad miñorana y de los propios trabajadores del GES”, lamenta Araújo.

Desde Manifesto Miñor quieren denunciar que “la inactividad irresponsable del Gobierno de la Mancomunidad pasando del asunto, está provocando problemas entre los propios miembros que componen el GES (12 personas), problemas que tienen que ver con la necesidad de una mejor coordinación interna; que cada miembro del GES desarrolle sus funciones según la categoría reconocida; cuadrantes racionales sin discriminar a nadie y hechos con consenso; el mismo que para las designaciones de los refuerzos cuando toquen. Obviamente, insistimos en la ampliación del personal para poder organizar un GES más útil aun para la comarca”.

Por último, y a la vista de las manifestaciones hechas públicas por el actual Presidente de la Mancomunidad del Val de Miñor, Paco Ferreira, Alcalde de Gondomar, según las cuales piensa abrir expedientes disciplinarios a dos trabajadores del GES, así como impedirle el acceso al centro de trabajo por estar de baja sin la autorización del coordinador del servicio, desde Manifesto Miñor recuerdan a Ferreira “como con idénticas estrategias consiguió estropear y dividir a la Policía Local de Gondomar cuyas consecuencias pagamos los ciudadanos”.

En un escrito remitido a la Mancomunidad de Ayuntamientos del Val Miñor, Manifiesto Miñor solicita:

1º.- Que el Sr. Presidente de turno de la Mancomunidad de Ayuntamientos del Val de Miñor proceda con urgencia a convocar una bolsa de trabajo para el GES que permita la contratación inmediata de efectivos para cubrir bajas laborales, vacaciones o, por necesidades del servicio. Los aspirantes deberán tener, entre otras condiciones, el carné C en vigor y ser contratados con la categoría profesional de conductor de motobomba (grupo III) con su correspondiente grupo de cotización para poder manejar los vehículos pesados de los que dispone el servicio.

2º.- Abrir un expediente informativo oyendo a todas las partes implicadas, desde el coordinador del servicio a la parte sindical y, obviamente a los trabajadores afectados y amenazados públicamente por el Sr. Presidente de la Mancomunidad del que se deriven las consecuencias que procedan. Comenzando por disculparse públicamente la propia Presidencia con dichos trabajadores.

3º.- Proceder a la elaboración de un reglamento de régimen interno que defina con claridad las funciones del personal del GES, siempre respetando la categoría profesional por la que están contratados. Dicho reglamento será consensuado con todos los trabajadores que harán las aportaciones que consideren oportunas.

4º.-Los refuerzos para cubrir los turnos vacíos seguirán el orden de la lista correspondiente siendo decisión del trabajador si está dispuesto o no a hacerlos. Para evitar discrecionalidades sin justificación los refuerzos deberán ser supervisados por un responsable externo al servicio de la propia Mancomunidad.

5º-Realización del cuadrante anual de forma cronológica en turnos de 24 horas, de tal manera que en cada turno siempre haya un conductor-capataz y o dos peones. El peón que supla al conductor-capataz en la ausencia de este será el que ejerza la función del mismo. Se deberá tener en cuenta entre los peones para la elección del suplente de conductor-capataz el itinerario profesional, antigüedad, así como los procesos selectivos aprobados dentro de las administraciones como venía siendo hasta el año 2020.

6º.-Implantación de una metodología de trabajo que mejore el funcionamiento interno del GES así como su capacidad de respuesta ante cualquier eventualidad, para lo cual debe hacerse una evaluación previa de riesgos, tanto en el centro de trabajo como de los posibles escenarios donde se puedan producir las intervenciones, procedimentándolas conforme a la LPRL y en las NTC de las herramientas que se usen.

7º.- Que sea la propia Mancomunidad con medios propios y ajenos al GES quien se encargue de la supervisión del servicio mientras no se apruebe dicho reglamento de régimen interno.