La Consulta de Accesos Venosos del Álvaro Cunqueiro ya realizó 2 millares de técnicas de vías especiales

La Consulta de Accesos Venosos del hospital Álvaro Cunqueiro ya alcanzó la realización de 2.000 técnicas para implantar vías intravenosas especiales. Así, en estos 3 años que lleva en funcionamiento, el equipo de terapia intravenosa -formado íntegramente por profesionales de enfermería- ha insertado 1.000 líneas medias canalizadas (vía periférica) y 1.000 PICC’s (vía central a través de acceso periférico con guiado ecográfico).

Esta Consulta, dependiente de la Dirección de Enfermería, va dirigida a atender específicamente a los pacientes que presentan problemas o dificultades para tomarles una vía para la administración de fármacos irritantes y/o vesicantes, o aquellos que precisen de una terapia intravenosa de larga duración (más de 7 días y menos de un año). También va dirigida a atender las dudas tanto de pacientes como de profesionales y las complicaciones de las vías implantadas tanto en el ámbito de hospitalización como en el ambulatorio.

Según explica una de las dos enfermeras de esta Consulta, Magdalena Campos, “el objetivo de nuestra actividad es preservar en las mejores condiciones el capital venoso del paciente, sobre todo cuando tiene que someterse a tratamientos de larga duración o muy agresivos, ya que estas terapias pueden irritar o dañar su sistema vascular periférico, así como mejorar la calidad de vida del paciente onco-hematológico” .

Estas técnicas se han revelado muy beneficiosas para los pacientes tanto hospitalizados como ambulatorios ya que la colocación de estos dispositivos de larga duración evitan muchos pinchazos -tan habituales en los pacientes onco-hematológicos, quirúrgicos, complejos o crónicos- para la administración de los fármacos intravenosos así como para las analíticas de control. En definitiva, se trata de disminuir el número de punciones venosas y minimizar las posibles complicaciones derivadas de los pinchazos o de la administración de fármacos irritantes o vesicantes.

Los pacientes atendidos en esta Consulta son enfermos ingresados en las Unidades de hospitalización de los diferentes servicios médicos y quirúrgicos, así como pacientes ambulatorios, fundamentalmente los que están en tratamiento oncológico o hematológico. “A los pacientes ambulatorios del Hospital de Día que necesitan quimioterapia les colocamos un PICC para que tengan una vía central durante todo el tratamiento quimioterápico”.

Técnica ecoguiada

La inserción de catéteres venosos centrales periféricos, conocidos por sus siglas en inglés como PICC, se realiza a través de técnicas guiadas por ecografía. Así, antes de colocar el dispositivo, las enfermeras de esta Consulta realizan una ecografía para valorar el estado del sistema venoso del paciente, escogiendo el mejor dispositivo para el tipo de fármaco a administrar y el tiempo de duración del tratamiento, adaptando el calibre del dispositivo implantable al tamaño del vaso sanguíneo del paciente.

Esta técnica representa grandes ventajas ya que no requiere de una sala especializada, ya que se realiza a pie de cama del paciente, y con solo anestesia local se logra colocar el catéter sin apenas molestias; además, gracias a posibilidad de elegir el calibre de catéter más adecuado, se reducen las complicaciones como la flebite, trombosis o las infecciones.

En conclusión, este procedimiento presenta muy bajo índice de complicaciones frente a otras alternativas, mejorando la seguridad de los pacientes e incrementando la calidad de estos procedimientos; al tiempo, tiene una contrastada eficiencia tanto para los profesionales como para la organización sanitaria.