El BNG de Gondomar inicia una campaña a favor del saneamiento integral del ayuntamiento

El BNG de Gondomar inicia una campaña a favor del saneamiento integral del ayuntamiento. Una campaña de información que buscará la participación de vecinas y vecinos y que incluirá recogida de firmas, mesas de debate en las parroquias y elaboración de nuevas iniciativas sociales e institucionales, para exigir del gobierno local un plan estable de inversiones en saneamiento.

El suministro de agua potable y la evacuación y tratamiento de las aguas residuales son dos servicios básicos que los ayuntamientos deben garantizar por ser de competencia municipal. “A día de hoy la cobertura de la red municipal de saneamiento en nuestro ayuntamiento cubre escasamente el 10% de las viviendas en algunas parroquias, y en ninguna de ellas pasa del 70%. Como hace veinte años”, indican desde el BNG.

La carencia de saneamiento obliga en muchos casos a mantener pozos negros o fosas sépticas, cuyas filtraciones provocan la contaminación de las tierras, de los acuíferos y manantiales, y deja inutilizados los pozos de agua, las fuentes e incluso las tierras de cultivo. Mientras, “el alcalde se permite alardear en la prensa de que está haciendo ahora lo que otros no atendieron, como si él no llevara ya seis años en la Alcaldía”. “El saneamiento fue una de las promesas estrella de la campaña electoral de Ferreira en 2019, promesa que resultó papel mojado, pues claro está que no es una prioridad para este gobierno municipal”, recuerdan desde el BNG.

El Plan Concellos de la Diputación y las prioridades del alcalde de Gondomar

El Plan Concellos de la Diputación se basa en la cooperación a través de la concesión de ayudas económicas que los ayuntamientos gestionan teniendo en cuenta sus necesidades, siendo los propios ayuntamientos los auténticos promotores, los que definen las prioridades y los que determinan libremente las obras y actuaciones a incluir en el mismo. Y el objetivo principal del Plan es, literalmente, “buscar el equilibrio territorial, a fin de garantizar la implantación y la prestación integral y adecuada de los servicios básicos de competencia municipal en todos los núcleos de población, con independencia de su localización geográfica y de su carácter rural o urbano para que, en definitiva, haya las mismas oportunidades y la seguridad de una calidad de vida similar, vivan donde vivan las personas”.

“El alcalde de Gondomar incumple ese objetivo. Así lo demuestra cuando, de un total de 3 millones de euros recibidos entre 2015 y 2020 del Plan Concellos de la Diputación para inversiones en infraestructuras, solo destinó 208.000€ a obras de nuevo saneamiento, alguna aún sin finalizar”, apunta la concejala nacionalista, Manuela Rodríguez. “Resulta más indignante aun saber que ha cargado a esos fondos obras “tan necesarias” como la remodelación de su despacho (51.000€) o la más reciente construcción del parque lúdico canino (85.000€), que está siendo cuestionado incluso por personas expertas en entrenamiento de perros”.

“Queda claro que este gobierno prioriza los caprichos de Ferreira sobre las necesidades básicas de los vecinos”. Delante de esta actitud irresponsable y de la situación de emergencia ambiental y social que provoca, el BNG de Gondomar considera necesario iniciar una campaña de concienciación e implicación de los vecinos, para exigir del gobierno local un plan estable de inversiones de cara al saneamiento integral del ayuntamiento.