Nigrán reclama a la Xunta que incluya al Templo Votivo en el Plan Xacobeo para restaurar patrimonio

El Ayuntamiento de Nigrán demanda a la Xunta de Galicia que incluya el Templo Votivo del Mar de Panxón en el Plan Turístico Xacobeo 21-22 del gobierno central para la restauración de monumentos ante su grave deterioro. La comunidad viene de recibir 25 millones de euros para este fin sin que figure entre sus once proyectos anunciados la iglesia de Panxón pese a estar en verdadero riesgo de sufrir daños irreparables desde hace décadas y pese a que en el 2009 se aprobó por unanimidad en el Parlamento de Galicia una propuesta no de ley para realizar en el plazo máximo de un año un proyecto técnico dirigido a su rehabilitación.

La obra cumbre del arquitecto porriñés Antonio Palacios, considerado el gran maestro del regionalismo, presenta desde hace décadas desprendimientos en las vidrieras provocados por el agretamiento del encintado en todas las fachadas, al punto de que el rosetón principal está forrado interiormente con mallas para evitar posibles percances y uno de los ángeles que corona la torre indicando los puntos cardinales ya perdió el rostro, además de presentar filtraciones de agua.

“Resulta increíble que un monumento considerado como la obra cumbre de Antonio Palacios esté totalmente olvidado por la Xunta y en verdadero riesgo de que los daños sean ya irreparables”, advierte el alcalde, Juan González, quien incide en que por segunda vez a través del grupo parlamentario socialista se volvió a presentar esta semana ante el Parlamento una propuesta no de ley pidiendo que se cumpla la aprobada por unanimidad en la Comisión 4ª de Educación y Cultura de 18 de noviembre de 2009 y que decía: “llevar a cabo en el plazo máximo de un año, un proyecto técnico que sea fundamento para fijar el ámbito de rehabilitación del Templo Votivo del Mar de Panxón, para la posterior ejecución de las obras de restauración, que deben comenzar, a su vez, en el plazo máximo de un año desde la presentación del proyecto de rehabilitación”.

Las ayudas del gobierno de España recibidas por la Xunta incluirán conventos de toda Galicia, monasterios, la Catedral de Mondoñedo, un molino en Sarria… “No dudamos de que estos monumentos lo precisen, pero resulta chocante que no figure el Templo Votivo cuando precisamente uno de los problemas que aducía Patrimonio era que no tenía fondos propios para emprender una restauración de esa envergadura”, lamenta el alcalde, quien subraya que se trata “de uno de los bienes patrimoniales más singulares del municipio e incluso de la comunidad y, paradógicamente, el que está más en peligro”.

Templo Votivo del Mar

Probablemente la obra cumbre de arquitectura religiosa del gallego Antonio Palacios (1874-1945), considerado uno de los grandes maestros del regionalismo y con obras reconocidas internacionalmente como el Palacio de las Comunicaciones de Madrid o el Círculo de Bellas Artes. Palacios se inspiró en el vecino arco visigótico que formaba parte de la antigua iglesia de San Juan (y que él mismo libró de la demolición por su gran valor histórico) iniciando la construcción del Templo Votivo del Mar dedicado a la Virgen del Carmen en 1932 y finalizándolo en 1937. Su estilo es complejo de definir, ya que recoge elementos de muy diversos orígenes, emplea la piedra desnuda dentro de una tipología regionalista y destacan marcados trazos góticos e incluso islámicos si observamos la trazaría interior de la cúpula con policromía de inspiración bizantina y decoración neomudéjar (el constructor nigranés José Mogimes siguió sus diseños para, junto a los chicos de Panxón, configurar los espectaculares mosaicos de azulejo que cubren las bóvedas del templo y que representan diferentes escenas: la Anunciación de la Virgen, la Coronación, la Virgen del Carmen).