El BNG denuncia la exclusión de la música tradicional gallega de la programación cultural del verano en Gondomar

El Bloque Nacionalista Galego denuncia la exclusión de la música tradicional gallega de la programación cultural del verano en Gondomar y que en esta apenas se cuente con artistas del propio ayuntamiento.

“Más allá de la proyección de María Soliña o de una pieza de circo con título en nuestro idioma, las actividades que tienen por protagonista nuestra cultura brillan por su ausencia. Particularmente llamativo es la ausencia de la música tradicional, especialmente en un ayuntamiento en que contamos con músicos y formaciones de amplia y reconocida trayectoria, y donde la música tradicional cuenta con un elevado número de seguidores y aficionados en todas las parroquias del ayuntamiento”, lamenta la portavoz municipal del BNG, Manuela Rodríguez. “En definitiva, y en contra de lo manifestado por el titular de cultura, ni buscaron una programación con la que podamos llegar a todo el público, ni se acordaron de los de la casa en lo relativo al apoyo a otro de los sectores seriamente dañados por la pandemia”.

“Tampoco entendemos cuál es la intención de un vídeo que ni siquiera anuncia la programación, y sobre todo que, junto con ella, una vez publicada, traslada una imagen que apenas nos retrata, pues poco tiene de nuestro. El gobierno del PSOE de Gondomar, en la línea de lo que hace con la lengua, margina la cultura gallega dejándola prácticamente fuera de la programación del verano. Ayuda así a mantener vivos los perjuicios que deberíamos combatir”, añade Rodríguez Pumar.

Para el BNG la gestión cultural de Gondomar tiene más sombras que luces. “Las programaciones culturales y festivas de cualquier época del año son una ocasión magnífica para trabajar en pro de nuestra cultura y dignificarnos como pueblo. Prescindir de lo que nos hace diferentes es una forma de negarse, un complejo absurdo que acaba por volverse contra nosotros. Las fiestas que más disfrutamos son aquellas que exhiben su personalidad, no las que se igualan a cualquier producto que vale para el norte o para el sur, y que no llama la atención ni de propios, ni de foráneos”.

A este respecto, la portavoz nacionalista tenía varias preguntas para realizar en el pleno del pasado jueves, “pero, como suele suceder, el uso excesivo de la palabra por parte del alcalde impidió que se pudiera llegar al punto de Ruegos y preguntas, algo que ya es un hecho habitual y que inviabiliza la fiscalización de la labor del gobierno, esencial en democracia”. En cualquier caso, el BNG va a reclamar la información respecto de por qué se excluyó de la programación a la música gallega tradicional; por qué no se contó apenas con artistas del ayuntamiento; cómo se selecciona la publicidad y las empresas que la realizan; cuál es el coste de los vídeos promocionales, como el recién editado sobre la programación cultural, “entendiendo que existirá una retribución, ya que los profesionales de la cultura, en cualquiera de sus campos, tienen el derecho a ser dignamente retribuidos”.