Nigrán elimina cualquier posible vertido a A Foz y al río Miñor con la renovación de la antigua tubería de impulsión

El Ayuntamiento de Nigrán inició ayer, a través de la concesionaria Aqualia, las obras de renovación y relevo de todas las antiguas tuberías de impulsión del entorno de A Foz do Miñor (desde A Golada, en A Xunqueira, hasta la calle Torrente Ballester, en Lourido). Esta inversión, con una suma de 251.000 €, liquidará definitivamente cualquier posible vertido de Nigrán al estuario y al río Miñor (hace falta señalar que un tramo de la Avenida Portugal ya había sido renovado el año pasado, por lo que ahora se completa lo que quedaba pendiente, en esta zona colindante con Gondomar).

“Tenemos un compromiso claro de mejora y protección del medio ambiente y el objetivo es acabar con todos los vertidos con la mayor urgencia, por eso optamos por sustituir toda esta tubería obsoleta en vez de poner parches. En este espacio natural estamos implicados tres municipios y, desde el Ayuntamiento de Nigrán, podemos decir ya que tenemos todos los deberes hechos”, señala el alcalde, Juan González.

Los trabajos en Torrente Ballester tienen un coste de 108.150 € y el plazo de ejecución previsto es de un mes. Segundo el propio proyecto recoge, la tubería de impulsión discurre paralela al colector de saneamiento de la calle y está obsoleta tras superar ampliamente su vida útil, por lo que tiene que ser reparada constantemente ante las roturas habituales al ser una carretera que soporta bastante tráfico. La nueva propuesta consiste en su relevo íntegro por una tubería de polietileno de 250 mm de diámetro y 1 qm de longitud (desde la Alameda hasta Lourido). Para ello, el tramo de piedra de la Alameda de San Campio y el escalón de la cafetería de la Tercera Edad será repuesto con las mismas piezas para evitar cualquier impacto estético, mientras que en el cruce del carril bici y en el propio aglomerado de la calle se sustituirá por materiales idénticos (buena parte discurrirá por la tierra de las zonas ajardinadas, por lo que no tendrá impacto en la carretera). Esta inversión se suma a los cerca de 80.000 euros del año 2016 en el entorno de la Alameda de San Campio, donde se arregló lo cruce de Torrente Ballester con Manuel Lemos con un novedoso sistema de “encamisado” que evita abrir zanjas (consiste en instalar manguitos de fibra de vidrio llamados packers y mediante la inyección de aire a alta presión, se infla y comprime contra las paréis del colector; una vez seco se desinfla y extrae, quedando ya sellado).

Por otra parte, con una inversión de 143.000 € y también mediante este sistema de encamisado, este mismo viernes quedará completada definitivamente la renovación de la Avenida Portugal, donde faltaban esos 580 metros de la zona de A Golada-Xunqueira.

“Ante el riesgo medioambiental constante que suponía una tubería tan obsoleta y en condiciones propensas a romper optamos por sustituirla al 100%, por lo que unido a actuaciones complementarias en la zona que realizamos los pasados años, podemos decir que Nigrán liquida cualquier posible problema de vertidos puntuales a A Foz al tener toda la infraestructura renovada”, explica el alcalde, Juan González, sobre este espacio integrado en la Red Natura 2000.