La Unidad de Retina del Chuvi implementó la consulta de acto único durante la pandemia

La Unidad de Retina del servicio de Oftalmología del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo se enfrentó a la pandemia de la Covid19 gestionándola como una “oportunidad de mejora”. Así, se desarrolló una estrategia basada en la introducción de importantes cambios organizativos con el objetivo de mejorar la eficiencia y garantizar la atención a todos pacientes en los momentos más críticos de la primera onda de la Covid19.

Entre las medidas más significativas cabe subrayar la implantación de la Consulta de Acto Único y la apertura de dos agendas en jornada de tarde.

Según explica la responsable de la Unidad de Retina, la oftalmóloga Marta Rodriguez, “nosotros ya partíamos de una situación de alta demanda de atención, con el agravante de que nuestros pacientes son de edad avanzada, con múltiples patologías asociadas como trastornos vasculares o diabetes, y que necesitan realizar numerosas visitas al hospital, lo que implicaba un mayor riesgo de Covid. Sin embargo, decidimos apostar por una estrategia que nos había permitido garantizar la atención a todos los pacientes con todas las medidas de seguridad. Para esto, era necesario adoptar nuevas medidas organizativas y asistenciales, lo que supuso un gran reto”.

Consultas resolutivas

Las Consultas de Acto único son modelos de atención muy ágiles y resolutivos, ya que en la misma cita médica el paciente es diagnosticado, valorado y tratado. Esto es, en la Unidad de Retina se realiza la exploración oftalmológica con las pruebas necesarias para poder obtener una valoración en el mismo día y, se está indicado, al paciente también se le administra el tratamiento intravítreo.

La puesta en marcha de esta Consulta de Acto Único tense desvelado como eficiente en la aplicación de un diagnóstico, produce una reducción de las visitas sucesivas al hospital, disminuye la ansiedad en el paciente por la demora del proceso diagnóstico, y, en consecuencia, aumenta su satisfacción al ver reducida su espera.

Resultados positivos

En este contexto, la Unidad de Retina, tras una revisión de sus procedimientos y protocolos, también implementó otras medidas, como evitar o minimizar los desplazamientos innecesarios de los pacientes a diferentes áreas del hospital; o suprimir aquellos circuitos burocráticos ineficaces para hacer más ágil el trabajo.

Además, incrementaron el tiempo de atención a estas patologías, habilitando dos agendas en jornadas de tarde y dotando a la Unidad de más personal. “Esto es, hicimos una reordenación completa del trabajo para hacerlo más eficiente, y en este momento no tenemos lista de espera para estas patologías”, explica la doctora Rodriguez.

“El impacto de todas estas medidas tiene resultado muy positivo y a día de hoy tenemos una capacidad del 100% en el tratamiento y seguimiento de los pacientes que precisan terapia intravítrea. Podemos decir que nuestro trabajo nunca estuvo tan bien organizado y nuestros pacientes nunca estuvieron mejor controlados”.

15.000 pacientes anuales

La Unidad de Retina, emplazada en el hospital del Meixoeiro, está compuesta por 6 oftalmólogos, 2 TCAES y 2 enfermeras. Atienden a 15.000 pacientes anuales, fundamentalmente con patologías de degeneración macular asociada la edad (DMAE) o retinopatía diabética.

A la mayoría de estos pacientes se les indica terapia intravítrea -la inyección de un fármaco en el interior del ojo-. Anualmente tratan a 5.000 pacientes con esta terapia. “Los avances de los tratamientos son espectaculares. Aunque la degeneración macular es incurable, hace unos años a pérdida de agudeza visual era irreversible y los pacientes quedaban ciegos, mientras que ahora, con los nuevos fármacos conseguimos mantener inactiva la lesión y conservar una visión idónea”.