Un bosque en Couso para recordar a seres queridos

FOTO: PABLO F. ESTÉVEZ // Bosque das Memorias en Couso.

El censo de árboles exóticos de especies no invasoras del Bosque das Memorias de Couso continúa en aumento. A las 17:00 horas de ayer sábado, miembros de la Comunidad de Montes en Mano Común plantaron un nuevo ejemplar en el terreno que la entidad tiene reservado en el Monte das Rasas para que los vecinos de la parroquia recuerden a sus seres queridos fallecidos al tiempo que aportan un árbol al espacio.

Se trata de una superficie que ronda los 7.000 metros cuadrados. Además de guardar un significado muy especial tiene a su vez una finalidad didáctica junto a la hectárea anexa que está siendo repoblada con unidades autóctonas gracias al convenio formalizado con la asociación Verdeval, un grupo de custodia del territorio. La iniciativa gestada en 2019 surgió de la mano de un vecino que perdió a un familiar en un accidente de tráfico, tras ponerse en contacto con la entidad y trasladarle la idea decidieron ponerla en práctica y todavía hoy en día continúa cogiendo forma. La última incorporación fue en recuerdo a “Chachi”, un vecino que perdió la vida en un siniestro en el año 2000 cuanto tenía 21 años.

Para poder formar parte de la iniciativa, los solicitantes deberán de costear el ejemplar que previamente tiene que ser autorizado por los comuneros y junto a él deberán de instalar una piedra que contenga denominación científica y coloquial de la especie elegida además del nombre y apellidos de la persona a la que quieren homenajear. “Su crecimiento es muy gradual y con la incorporación de hoy la cantidad total asciende a siete”, explica el presidente de la entidad, Xosé Antón Araúxo. Además tan sólo pueden participar residentes en la zona y comuneros pero no supone un obstáculo, de hecho tienen en lista tres incorporaciones más al lugar aunque sin plazo. En la zona conocida como Chan da Mamonda comparten espacio especies arbóreas tan singulares como una secuoya, un alicerce japonés, un ginkgo biloba, un tejo o un cedro del líbano, entre otros, además del último, un jacarandá.

El espacio cargado de simbolismo fue recuperado por la Comunidad de Montes y hasta hace unos años hacía la función de vertedero. Asimismo Araúxo adelantó que están trabajando en la creación de un refugio de anfibios cuyos detalles se darán a conocer una vez que el proyecto esté más avanzado.

FOTO: PABLO F. ESTÉVEZ // Bosque das Memorias en Couso.