Nigrán proyecta la creación de un “Bosque-Escuela” en el CEIP Carlos Casares

El Ayuntamiento de Nigrán consignará 7.000 € del presupuesto municipal 2021 a la redacción de un proyecto paisajístico para crear un “Bosque-Escuela” en el CEIP Carlos Casares aprovechando la parcela municipal a su lado conocida como “Souto Casares”. El diseño correrá a cargo del programa #Mestradeobra que el colectivo gallego Sistema Lupo viene realizando en colegios públicos de Galicia y que la comunidad educativa de Vilariño tiene como referencia al defender el juego como el mejor método de aprendizaje. Sería este uno de los primeros centros de Galicia en poder mezclar en sus propias instalaciones a enseñanza convencional impartida en las aulas con los métodos educativos alternativos que exponen las “escuelas-bosque”.

“Se trata de una petición de toda la comunidad educativa del colegio y estamos de acuerdo en que sería una forma maravillosa de aprovechar esa tomada municipal en desuso”, explica el alcalde, Juan González, en referencia a esta parcela de 2.000 metros cuadrados colindante al colegio y que en el 2018 el Ayuntamiento bautizó como “Souto Casares” tras realizar una plantación en la que participó todo el colegio y los dos hijos del escritor.

Actualmente el patio norte del colegio no tiene un uso definido y linda con esta parcela municipal de monte también sin uso, de la que está separada físicamente mediante muro y alambrada. “Ahora sería dar un paso más a nivel constructivo y educativo, se trataría de integrar la tomada en el propio patio del centro educativo mediante un ambicioso proyecto de paisajismo para hacer un bosque del que el alumnado se beneficie”, explica González.

“El proyecto busca crear un bosque totalmente natural sin que se note que hay un trabajo de diseño previo detrás, el objetivo es que dé la sensación de que estás en un lugar que siempre fue así”, explica Fermín González, arquitecto de #Mestradeobra en Sistema Lupo. Así, en una visita al soto con el alcalde y la edil de Educación y representantes de la comunidad educativa, explicó que la intención es aprovechar la gran cuota de diferencia entre el patio y la cumbre de la parcela para crear diferentes senderos peatonales entre árboles de especies autóctonas que desemboquen en un claro en el bosque, que será donde permanezca el actual juego de bolos celta. “No existirán las actuales escaleras, ni muros, ni ningún elemento de separación, seguiremos las propias reglas de la naturaleza”, subraya. Por su parte, la directora del centro considera que, precisamente, el hecho de que se integre en el colegio para el uso del alumnado permitirá que la parcela se mantenga sola “gracias al propio tránsito de los rapaces”.

Escuelas-Bosque

El movimiento “Escolas Bosque” es muy reciente en España pero tiene décadas de historia en países nórdicos o el Reino Unido y se basa en las teorías de grandes pedagogos y filósofos, desde Pestalozzi a Fröbel, pasando por Rudolf Steiner o María Montessori. Muchos sitúan su origen en el concepto Friluftsliv de los países Escandinavos, esto se traduce literalmente como libertad-aire-vida y hace referencia a una filosofía de vida basada en la conexión profunda con la naturaleza y la vida al aire libre. Se trata de un modelo de educación al aire libre en el que los estudiantes visitan espacios naturales para aprender habilidades personales, sociales y técnicas. “Sería un gran salto de calidad para el sistema educativo de toda la comarca poder mezclar en este colegio de Vilariño la enseñanza convencional con los métodos alternativos del Bosque-Escola, por eso desde el Ayuntamiento defendemos este proyecto”, resume González.