Nigrán estrena “Xantar na casa” con el primero reparto de comida a domicilio para mayores y dependientes

El Ayuntamiento de Nigrán estrena el año con la puesta en marcha del programa “Xantar na casa”, un servicio de comida a domicilio destinado a garantizar una alimentación saludable a personas mayores de 60 años, dependientes o en riesgo de exclusión social, siendo el primer municipio en la comarca del Val Miñor en participar en este programa conjunto con el Consorcio Galego de Servizos da Igualdade e Benestar. En Nigrán arrancó con 10 usuarios de las parroquias de Chandebrito (3), Panxón (2), Priegue (2), Parada (1) y Nigrán (2), siendo 9 de ellos ancianos dependientes y una persona discapacitada con problemas de movilidad.

“Es un día muy importante para Nigrán porque damos un paso más en nuestro proyecto ‘Un Nigrán para todos’, en este caso dirigido a la facilitar la autonomía personal al tiempo que garantizamos una alimentación saludable facilitando también la conciliación de las familias cuidadoras”, resume el regidor, quien espera que el número de beneficiarios vaya incrementándose. Así, un día a la semana (los viernes en el caso de Nigrán) reciben en el propio domicilio 7 bandejas con los menús correspondientes listos para calentar en el microondas y con todas las garantías sanitarias (incluyen pan, primer plato, segundo y sobremesa), teniendo uno coste simbólico para el beneficiario de 1,76 € por menú (Ayuntamiento y Xunta aportan el resto hasta 6,60 €).

“Mis abuelos son mayores y viven solos, ella era quien cocinaba pero cada vez con mayor dificultad, ya que no tiene casi sensibilidad en las manos, lo que también resultaba un peligro porque se puede quemar sin darse cuenta”, explica el nieto de Rosa y Manuel, un matrimonio de Chandebrito que se mostraba hoy encantado con la comida. “Está buenísima, más no podemos pedir, esto es maravilloso para nosotros”, decía Manuel mientras comía dos platos de muestra y hablaba con la técnica. “Para nosotros es una ayuda enorme, nuestro padre vive solo y una hermana se ocupaba de cocinar y traerle la comida de toda la semana, esto es un respiro, facilita la conciliación muchísimo”, explica la hija de Rafael, otro usuario de Chandebrito. “Muchos mayores que viven solos, especialmente del rural, no tienen la capacidad de ir a comprar los alimentos y ponerse después a cocinar y, además, desean mantener la independencia de vivir en sus propios hogares, este programa es de una gran ayuda”, añade Bibiana Peixoto, edil de Asuntos Sociales, quien subraya además el escasísimo coste económico que supone para el beneficiario.

Los menús son completos y equilibrados, correctamente condimentados y con una buena presentación, variados y adaptables a las necesidades de las personas beneficiarias, sus gustos y hábitos, así como a la gastronomía local y a la época del año (se trata de una dieta basal de 630-840 Kcal., lo que supone el 35% del volumen energético diario total, que en el caso de los ancianos oscila entre 1.800 y 2.400 Kcal). Desde “Xantar na casa” procuran especialmente el uso de productos de origen, elaboración o transformación gallega.

Además, al inicio del servicio se comprobó que las personas beneficiarias disponían de microondas, frigorífico, menaje y cualquier elemento preciso para la preparación e ingesta de los almorzar porque en el caso de carecer de electrodomésticos se ponen su disposición en régimen de depósito.

Desde una perspectiva integral, “Xantar na casa” puede complementar al servicio de ayuda el hogar permitiendo mantener al máximo la propia capacidad de independencia y autonomía y posibilitando la permanencia en sus propios hogares en unas condiciones aceptables, evitando el desarraigo o retardando posibles institucionalizaciones.