El pleno de Gondomar aprueba la moción del BNG por 25 de Noviembre

En el pleno municipal celebrado el pasado jueves fue aprobada, por todos los grupos políticos excepto el PP, la moción del BNG relativa a 25 de Noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, en un año marcado por la pandemia.

La situación de confinamiento y el hecho de que víctimas de violencia machista en muchos casos convivan con sus agresores, puso la prueba un sistema que necesita reformas importantes que atiendan a situaciones como la que estamos viviendo. La dramática realidad es que el agresor tiene controlada completamente a la víctima y se hace imposible que esta pueda denunciar. “Los entornos privados, la familia, los domicilios, son los espacios donde, desde siempre, la violencia está más presente y, en estos tiempos de confinamientos, las mujeres conviven mucho más tiempo con sus agresores, muchas veces en situaciones de precariedad económica que agravan aún más los problemas”, indica la portavoz municipal del BNG, Manuela Rodríguez.

También se están constatando las dificultades con las que se encuentran las mujeres que necesitan recurrir a las casas de acogida de la Xunta “donde se les piden innumerables requisitos médicos y sanitarios vinculados a la situación de pandemia, pero que no pueden resolver ni las víctimas ni los Centros de Información a la Mujer (CIM) que las derivan, viéndose las mujeres expuestas al abandono institucional”, denuncia la organización nacionalista.

Para el BNG “urge hacer una valoración global de la situación en la que se encuentran las mujeres víctimas de violencia y también dar una respuesta integral a la mayor indefensión y las nuevas situaciones que para ellas surgen de la COVID-19, y es clave aumentar los recursos disponibles para hacerle frente”.

Demandas a los gobiernos local, gallego y estatal

Con la moción del BNG, el Pleno de Gondomar aprobó una batería de demandas a las distintas instituciones que tienen competencias en la materia.

Demandas al gobierno local

  • Dotación, para el próximo ejercicio económico, de presupuesto suficiente para el área de Igualdad del Ayuntamiento que posibilite el incremento en el tiempo de contratación de las trabajadoras actuales del CIM, para poder ofrecer su servicio en mejores condiciones a todas las mujeres de Gondomar que están en situación de violencia.
  • Puesta a disposición de una vivienda para el alojamiento de urgencia de mujeres en situación de violencia que no puedan acceder a las casas de acogida de la Xunta, que podría ser mancomunada para los tres ayuntamientos del Val Miñor.
  • Elaboración de un protocolo contra la discriminación y el acoso laboral o sexual para el Ayuntamiento de Gondomar, que sea puesta en común con el colectivo de las trabajadoras y trabajadores municipales y su representación sindical, y que cuente para su redacción con la participación de personas con formación en materia de igualdad y que garanticen la incorporación de una perspectiva feminista, nombradamente con las trabajadoras del CIM del ayuntamiento.
  • Formación en feminismo e igualdad para todo el personal trabajador del Ayuntamiento y como para las personas integrantes de la Corporación Municipal, a comenzar por el equipo de gobierno.
  • Convocatoria inmediata del Consejo Municipal de la Mujer, que no se reúne desde el 2 de marzo, y que, en el sucesivo, se cumpla la periodicidad establecida en su reglamento, es decir, que sea convocado, cuando menos, una vez cada cuatro meses.

Demandas al gobierno de la Xunta de Galicia

  • Incremento de los recursos económicos destinados específicamente a luchar contra la violencia machista de forma que se sitúen, como mínimo, en el 1% del total del presupuesto.
  • Implementación de mecanismos que permitan mantener la seguridad sanitaria ante la Covid-19 en las casas de acogida sin poner trabas al ingreso de las mujeres que lo necesiten.
  • Mejora del funcionamiento general de los puntos de encuentro para que dejen de ser lugares donde se trata con equidistancia a la víctima y al agresor con la disculpa de no interferir en las relaciones con las crianzas.
  • Creación de un punto de encuentro en el Val Miñor tal como fue acordado en el pleno de octubre de 2019.

Demandas al gobierno central

  • Modificación de la ley estatal para avanzar en una definición de la violencia machista que supere el enfoque patriarcal y reduccionista que la limita al ámbito familiar y de la pareja.
  • Diseño de medidas concretas y verdaderamente eficaces para prevenir la violencia contra las mujeres en el ámbito laboral, especialmente presente en los sectores más feminizados, y, en su caso, castigarlas con contundencia.