Rechazada la moción del BNG que solicitaba el apoyo municipal a las familias de alumnado de infantil y primaria

En el pleno celebrado el jueves día 1 de octubre, el gobierno de Gondomar votó en contra de una moción del BNG que solicitaba el apoyo municipal a las familias de alumnado de infantil y primaria delante del abandono de competencias por parte de la Consellería de Educación.

La comunidad educativa mostró su rechazo al protocolo de adaptación al contexto de la COVID19 en los centros de enseñanza para el curso escolar 2020-2021, propuesta elaborada y aprobada unilateralmente por la Consellaría de Educación que se negó a negociar tanto las medidas como los recursos necesarios para su implantación. Un texto que la Xunta de Galicia elaboró primando los criterios económicos por encima de la calidad educativa y las garantías sanitarias, imponiéndole la responsabilidad de su planificación y ejecución al personal directivo, al profesorado y a las familias.

También a los Ayuntamientos, que tienen que hacerse cargo de la prestación y sobrecosto de ciertos servicios, sin que la administración competente en materia sanitaria y educativa, la Xunta de Galicia, asuma ninguna de ellas. El BNG tiene claro que deberá ser la Xunta quien finalmente asuma los costes de la implantación de los protocolos, sin embargo, “desde los ayuntamientos se deberán realizar todos los esfuerzos necesarios para asumirlos inicialmente y no dejar las familias en la estacada”, afirma la Portavoz Municipal del BNG, Manuela Rodríguez.

“Desde el BNG consideramos que la gestión del gobierno municipal en este inicio del curso escolar no está la altura del que las familias esperan de él”. Así, no está cumpliendo con las normas sanitarias de desinfección en las aulas del CRA de Chaín, Vilaza, Couso y Morgadáns; no realizó las suficientes gestiones para habilitar nuevos espacios que habían permitido ampliar el aforo de los comedores escolares e incrementó en casi 1€ el precio por menú; no cumplió su compromiso con las Ampas para buscar fórmulas que permitan el mantenimiento y gestión de las Aulas Madruga, tan necesarias para la conciliación.

La moción del BNG, que fue rechazada por el Alcalde y su grupo, solicitaba del Pleno el acuerdo de instar al gobierno del Ayuntamiento de Gondomar la:

  1. Cumplir sin más demora el deber de realizar la limpieza de los espacios comunes y baños de todas las aulas del Colegio Rural Agrupado CRA Antía Cal de Gondomar cuando menos en dos veces por jornada lectiva tal como recoge el protocolo COVID de la Consellería de Educación de la Xunta de Galicia.
  2. Restablecer el precio del menú de los comedores anterior a la subida del inicio de curso.
  3. Restablecer el horario de atención del alumnado usuario de los comedores escolares hasta las 16:30 horas como en cursos anteriores, para facilitar la conciliación de las familias.
  4. Hacerse cargo de la gestión o dar el apoyo necesario para que se puedan gestionar y por en marcha las Aulas Madruga en todos los colegios del ayuntamiento.
  5. Hacerse cargo de la gestión o dar el apoyo necesario para que se pueda gestionar y por en marcha de las actividades extraescolares, instando a la Xunta la les dar a las Ampas cobertura jurídica para la prestación diera servicio complementario de la conciliación.
  6. Convocar las reuniones de la Comisión de Seguimiento de la Covid acordando con los representantes de la comunidad educativa -equipas directivas de los centros de enseñanza, personal docente y no docente, Ampas-, día y horario que posibilite la participación de representantes.
  7. Crear, a la mayor brevedad posible, el Consejo Escolar Municipal de Gondomar como organismo consultivo que reúna la representantes de la comunidad educativa del ayuntamiento para establecer la necesaria interlocución de esta con el gobierno municipal y que este pueda conocer de primera mano las necesidades de los diferentes sectores de la enseñanza.