Nigrán destina 120.000 € del superávit a emergencia social y material de protección ante el Covid-19

El Ayuntamiento de Nigrán, a través de la aprobación de Alcaldía, viene de destinar 100.000 € de su superávit a gastos de emergencia social y otros 20.000 € para la adquisición de material de protección ante el Covid-19, tal y como posibilita el plan de medidas urgentes complementarias en el campo social y económico decretado por el gobierno central en marzo en cuanto al uso de los remanentes. Este dinero se suma al presupuesto aprobado en mayo por el Ayuntamiento en el que el gasto social ya se disparaba aumentando un 250% la partida de ayuda a domicilio con 580.000 € o un 50% más hasta los 35.000 € en emergencia social.

“En mayo aprobamos el presupuesto más social de la historia de Nigrán porque multiplicaba todas las partidas vinculadas y ahora damos un paso más añadiendo 120.000 € del superávit para ayudas como la compra de alimentos o la necesidad de comprar más máscaras o material de prevención. Con estas aportaciones garantizamos cubrir las necesidades de las personas que lo necesitan de aquí a fin de año”, resume el alcalde, Juan González

Así, esta partida presupuestaria de emergencia social es la que se emplea para cubrir las necesidades básicas para la supervivencia personal y del bienestar familiar con el fin de evitar cualquier situación de marginación (desde mejoras urgentes e imprescindibles en la vivienda a pago de alquiler, electricidad, gas o alimentos).

Reparto adicional

Precisamente, y como viene haciendo quincenalmente o semanalmente (dependiendo de sí hay productos perecederos), el Ayuntamiento de Nigrán realizó entre el miércoles y el jueves un nuevo reparto de alimentos comprados en el pequeño comercio local o procedentes de tres compras anónimas por valor de 500 € para paliar los efectos socioeconómicos del Covid-19 en 76 familias del municipio. La aportación de esta ocasión constó de leche, cacao, pasta, arroz y aceite adquiridos en una pequeña tienda de alimentación por 800€, 600 huevos donados por O Rancho, y leche y queso entregada por el CEE de Panxón. Al encontrarnos en la Fase 2, que permite la movilidad, el reparto se realizó en las propias instalaciones municipales mediante cita previa y en el caso de 19 familias sin medios para desplazarse sí se acercó el lote correspondiente al domicilio (durante la fase 0 y los meses anteriores a esta el propio equipo municipal de ayuda ante el Covid-19 acudía semanalmente al 100% de los hogares).

“Este notable incremento de personas vulnerables obligó a revolucionar y darle un giro al Banco de Alimentos Municipal ofreciendo compras completas y no sólo productos no perecederos. Multiplicamos las compras y, afortunadamente, se multiplicó también la solidaridad ante la situación de necesidad de muchas familias que quedaron sin empleo o sin poder continuar su negocio. Este cambio en el Banco de Alimentos viene para quedarse, entendemos que mejoramos mucho el servicio y no habrá marcha atrás”, explica Juan González, alcalde de Nigrán.