Nuevas medidas para ampliar la protección de empresas y autónomos

El Consejo de Ministros ha aprobado, mediante un Real Decreto-ley, más de 50 medidas económicas y sociales que complementan las que se han ido adoptando en las últimas semanas y dan respuesta a las situaciones creadas por la COVID-19 y la declaración del estado de alarma.

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha afirmado que las iniciativas cumplen un triple objetivo: fortalecer el sistema sanitario, sostener el modelo productivo y prevenir la desigualdad sobrevenida a esta situación.

Medidas complementarias de Seguridad Social y económicas

La vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha explicado que el Real Decreto-ley contiene, además, medidas específicas de consumo, de apoyo a los trabajadores, de mantenimiento del tejido productivo -desde autónomos a pymes y el resto de empresas- y otras de distintos ámbitos destinadas a cubrir necesidades detectadas a lo largo de estas semanas.

El Real Decreto-ley prorroga la duración de las medidas excepcionales ya establecidas anteriormente por el Gobierno hasta un mes después del final del estado de alarma, salvo que ya contengan plazos específicos, e incluye ajustes técnicos para garantizar su efectividad.

Apoyo a la actividad económica y el tejido productivo

La vicepresidenta ha desgranado las medidas relativas a la seguridad dirigidas a empresas y autónomos, entre las que ha destacado la moratoria de hasta seis meses para el pago de las obligaciones y el aplazamiento de las cuotas que se deben pagar en el mes de abril a un interés reducido del 0,5%.

Por otro lado, se flexibilizan los contratos de suministro de electricidad y gas para autónomos y empresas, y los plazos y procedimientos administrativos para las empresas. Se suspende, además, por un año, el pago de intereses y amortizaciones de préstamos para emprendedores, en especial del sector turístico.

El Ministerio de Industria, Comercio y Turismo agilizará y facilitará la gestión de sus ayudas, mientras que el Instituto de Crédito Exterior (ICEX) devolverá a las empresas los gastos derivados de su participación en ferias de este organismo que hayan sido canceladas.

Protección de los consumidores

Las agencias con las que se hayan contratados viajes combinados (vuelos, hoteles, excursiones o alquiler de coches) podrán ofrecer un bono de un año de vigencia a los consumidores afectados, pero, si no se utiliza en ese tiempo, el importe será reembolsado.

En el caso de contratos en academias de idiomas, residencias de estudiantes, gimnasios o escuelas infantiles, la empresa podrá ofrecer la recuperación de los servicios, una vez haya terminado el estado de alarma, salvo que el cliente opte por la devolución del dinero.

Otras medidas

Nadia Calviño ha destacado que se facilitarán las donaciones al sector público dirigidas a reforzar las actuaciones contra la COVID-19. Asimismo, se permitirá compatibilizar la percepción de la pensión de jubilación a los profesionales sanitarios que quieran reincorporarse al servicio activo, y se facilitará la colaboración voluntaria de los empleados públicos en el frente sanitario.

La recuperación de las cantidades aportadas a fondos de pensiones se flexibilizará para “permitir aliviar las necesidades de liquidez” en los hogares, ha continuado la ministra.

En el ámbito de la investigación, se aplicarán reglas especiales en la duración de contratos celebrados por universidades y en el Sistema Nacional de Salud, mientras que también se adoptarán medidas para el sector cultural, cinematográfico y de las artes escénicas, atendiendo a sus características específicas.

Controlar cuanto antes la epidemia, clave para minimizar los daños a la economía

Calviño ha insistido en que el objetivo de todas estas medidas es seguir tejiendo una red de seguridad, social y económica, en paralelo a la emergencia sanitaria, que sigue siendo prioritaria. La ministra ha sostenido que entrar cuanto antes en una fase de mayor control de la epidemia evitará que los daños a la economía sean “más largos, profundos y duraderos” y ha expresado su confianza en que pronto “podamos hablar de planes de reactivación e impulso”.

La vicepresidenta tercera ha agradecido a los agentes sociales su participación en la definición de algunas de las medidas, y también ha elogiado la “acción responsable” de empresas y trabajadores en esta crisis, especialmente para garantizar la continuidad de los suministros agroalimentarios, el material sanitario y el resto de servicios indispensables.