Baiona da luz verde a un expediente que llevaba 8 años bloqueado

El departamento de Urbanismo de Baiona trabaja sin descanso para aliviar la congestión que sufre en la tramitación de expedientes y acaba de dar luz verde a una solicitud que llevaba paralizada desde el año 2012. Se trata de un inmueble ubicado en el casco histórico en la intersección de la calle Conde con Lorenzo de la Carrera.

Su peculiaridad es que fue llevado a media docena de comisiones del Plan Especial de Protección del Casco Histórico Artístico, PEPCHA, para que los trabajos de remodelación pudiesen seguir adelante, sin que el proyecto fuese aprobado de manera definitiva hasta la semana pasada. En la actualidad el edificio permanece apuntalado y tan sólo se conserva su fachada además de un muro construido sobre un solar de 465 metros cuadrados y cuya planta ocupa 117, que será destinada a viviendas. En total la edificación constará de 400 metros habitables distribuidos en un bajo, dos plantas y un bajo cubierta. Para llevar a cabo la reposición de la legalidad del documento fue necesaria la intervención de al menos cuatro técnicos municipales.

En un contexto diferente esta aprobación sería un trámite más, sin embargo para el alcalde Carlos Gómez su desbloqueo tiene un valor simbólico que abre las puertas a un cambio de tendencia en el departamento competente que con el paso del tiempo acabó convirtiéndose en una tónica. “Estamos trabajando para desbloquear este tipo de solicitudes, sobre todo en una zona como el casco antiguo”, aclaró. En esta línea Gómez añadió que “hay que dar una solución definitiva a este tipo de solicitudes en una zona de especial sensibilidad al encontrarse enmarcadas en las normativas que rigen el PEPCHA”. Un documento muy restrictivo y que blinda, entre otros puntos, modificaciones en las fachadas afectadas impidiendo su demolición además de tener que ceñirse a unos parámetros concretos en las actuaciones para mantener la homogeneidad arquitectónica respecto al resto de construcciones.

En la zona antigua existen al menos media docena de inmuebles que se encuentran en una situación similar y por el momento desde el consistorio se están autorizando una media de 15 expedientes al mes en todo el municipio. Aun así el regidor aseguró que todavía les queda un largo camino por recorrer para ponerse al día en materia urbanística. Desde el Concello aseguran que están poniendo “toda la carne en el asador” con la intención de cambiar la manera de proceder y tienen planeado reestructurar el departamento. A principios de año procederán a la contratación de efectivos por acumulación de tareas de al menos un técnico y un auxiliar administrativo para que sirvan como refuerzo y de esta manera se puedan llevar a cabo un mayor volumen de tramitaciones en el mismo lapso de tiempo.

Anuncios