Almuiña exige que el concierto con Povisa se cumpla en los términos acordados

El conselleiro de Sanidad, Jesús Vázquez Almuiña, afirmó que la adquisición de Povisa por parte del grupo Ribera Salud no tiene que afectar al concierto del Sergas con el hospital. Así lo dijo hoy Almuiña en sede parlamentaria, tras recordar que el concierto está vigente hasta 2022, por lo que el Sergas continuará exigiendo su cumplimiento “en los términos acordados y pactados”.

El Sergas, según informó el conselleiro, cumplió en todo momento, escrupulosamente, las condiciones del concierto. En enero de 2019, se firmó una modificación de determinadas condiciones del concierto, “para permitir mantener el nivel de empleo de Povisa, apostando por un empleo estable y de calidad, garantizando para eso los niveles de actividad necesaria que únicamente el mantenimiento del concierto puede asegurar”, dijo Almuiña.

El conselleiro insistió en que la principal preocupación del Sergas respecto a Povisa siempre fue el mantenimiento de la calidad asistencial y de los puestos de trabajo, independientemente de quién fuese el propietario del hospital. Con la venta de Povisa, se está hablando “de una decisión empresarial ”, dijo Almuiña, “con una multinacional que gestiona servicios sanitarios en distintos países del mundo”, y que no se trata de un fondo financiero o inversor.

Entre estas modificaciones, el conselleiro destacó además la asunción del Sergas del coste de la medicación hospitalaria de dispensación ambulatoria para pacientes externos; establecer mecanismos para facilitar que Povisa pudiese beneficiarse de condiciones económicas en la adquisición de productos; dar una solución a la financiación de la función docente postgraduada vinculada al sistema MIR; e incorporar la posibilidad de que Povisa realizase actividades programadas de procesos médicos y quirúrgicos y pruebas diagnósticas de pacientes en lista de espera de la EOXI de Vigo, así como pruebas complementarias de pacientes de programas de cribado.

Almuiña refirió que si el Sergas no evaluase la situación y modificase el concierto cuando se presentó el preconcurso de acreedores, “probablemente Povisa no existiría, y tampoco los 1.500 puestos de trabajo que supone”.

El conselleiro recordó que el concierto con Povisa existe desde el año 1976 y que fue renovado en el 2000, prorrogado en 2008 y que el concierto actual fue formalizado en 2014, con un plazo de ejecución de ocho años. Los ciudadanos tienen derecho de elección de centro, que pueden ejercer anualmente, tal y como se recoge en el concierto de 2014, y en el que se establece un techo de población de 139.000 personas. En la actualidad, en Povisa se atienden unas 135.000 personas, una cifra que se viene manteniendo estable. En el próximo mes de mayo volverá a abrirse la opción de cambio, para que la ciudadanía pueda elegir en qué centro quiere ser atendida.

Anuncios