Baiona despliega por primera vez la bandera LGTBI

En el Ayuntamiento de Baiona algo está cambiando, y hoy una vez más quedó patente con la colocación de la bandera LGTBI en un de los balcones del Consistorio conmemorando así el 28 de junio, Día Internacional del Orgullo LGBTI.

Antes de desplegar la bandera multicor, la concejala de Igualdad, Yasmina Moreira Costas, leyó unas palabras en apoyo al colectivo. “Este es un pequeño gesto que marcará una línea de actuación hacia un futuro más justo en el cual nos comprometemos a trabajar para conseguir la igualdad social, la visibilidad de la diversidad afectivo sexual y la no discriminación. Debemos educar a las crianzas en libertad. Enseñarles que hay multitud de identidades, que pueden ser cis, trans, heterosexuales, bisexuales, lesbianas, homosexuales, intersexuales, o cualquier otra con la que se sientan identificadas”.

Además en su lectura hizo una pequeña reseña cronológica desde el nacimiento de este movimiento social. Y por eso hizo hincapié en que las puertas del Ayuntamiento estarán abiertas siempre para recibir a todos los colectivos.

En la misma línea, la concejala de Servicios Sociales, Concepción Vara, quiso recalcar que este Arco Iris significa la concienciación y el respeto hacia libertad sexual de cada individuo, y se hace para reivindicar los derechos de las personas LGTBIQ+ y luchar contra la violencia y la intolerancia que aún sufre el colectivo.

Ante este día el alcalde, Carlos Gómez Prado, reiteró que “todos somos iguales y que queremos trabajar en una villa inclusiva, en la que todos nos sintamos parte”.

Manifiesto

Hoy colgamos por primera vez en la historia de Baiona la bandera LGTBI, es un pequeño gesto que marcará una línea de actuación hacia un futuro más justo en el cual nos comprometemos a trabajar para conseguir la igualdad social, la visibilidad de la diversidad afectivo sexual y la no discriminación.

Hace 50 años, en la madrugada de 28 de junio de 1969, tuvo lugar en el Stonewall Inn, un bar (del barrio Greenwich Village) de Nueva York, una revuelta llevada a cabo por personas negras, trans y migrantes, contra los abusos y persecuciones de las fuerzas policiales contra el movimiento LGTBI, por su disidencia contra la heterosexualidad como norma, y que supuso el inicio de la visibilización de sus demandas en los espacios públicos.

Medio siglo de una revuelta nacida como lucha de clase, antirracista y de género, que posibilitó la formación de una comunidad unida y combativa contra todas las barreras y discriminaciones que afectan a las personas que defienden la diversidad sexual, o que se identifican como gays, lesbianas, trans, bisexuales, intersexuales… sigue siendo necesario exigir el derecho de las personas a vivir en libertad sea cual sea su opción afectiva y sexual, la identificación con el rol de género o su identidad.

Debemos educar a las crianzas en libertad, enseñarles que hay multitud de identidades, que pueden ser cis, trans, heterosexuales, bisexuales, lesbianas, homosexuales, intersexuales, o cualquier otra con la que se sientan identificadas.

Porque tal y como pretendieron hacer con la conmemoración de 8 de marzo, no debemos olvidar el origen de 28 de junio y rendirle homenaje a la denuncia, a la reivindicación y a la lucha de muchas personas que eran perseguidas por el propio sistema que debería proteger sus derechos.

Y por último hacer hincapié en que las puertas del Ayuntamiento estarán abiertas siempre para recibir a todos los colectivos.