El Val Miñor inicia junio con sólo 6 de los 30 socorristas solicitados

FOTO: PABLO F. ESTÉVEZ // Posto de socorristas situado na praia de Panxón, enfronte das pistas de tenis municipais.

A un mes escaso del inicio oficial de la temporada alta de playas, los municipios costeros del Val Miñor tienen confirmados seis de los treinta socorristas solicitados inicialmente tras finalizar la primera convocatoria realizada mediante el INEM, que en un principio tenía registrados en la bolsa de la sucursal baionesa un total de ocho. Una cifra que todavía se encuentra muy lejos de la necesaria para dar cobertura a las playas de Nigrán y Baiona, sin embargo sus alcaldes en funciones, Juan González y Ángel Rodal, respectivamente, se mantienen confiados en llegar al 1 de julio con una plantilla que pueda dar cobertura a sus arenales. Según adelantaron sacarán una nueva oferta de empleo entre esta semana y la siguiente, y que en caso de no ser suficiente volverían a llevar a cabo otra más antes de final de mes.

La mejora de los salarios y de las condiciones de contratación deberían de ser un motivo suficiente para atraer a profesionales de cualquier punto del territorio, o al menos así lo aseguró a este diario el alcalde nigranés y presidente de la Mancomunidad Juan González, todo ello sumado a que las nuevas plicas no son tan restrictivas como las primeras ya que la condición imperativa que recogen es que los aspirantes posean el título acreditativo y posteriormente que superen las pruebas de corte. Otro hecho que podría motivar el aumento de solicitantes es que la publicación del nuevo proceso coincidiría además con la finalización de contratos en muchas instalaciones deportivas cubiertas con la llegada del verano. Así pues el aumento de los salarios de los profesionales del sector posibilitará un engorde de sus nóminas, que oscilarán entre 135 y 150 euros más al mes en función del cargo aunque el periodo de contratación sea de tan sólo dos meses, del 1 de julio al 30 de septiembre sin descartar prórrogas, como ocurrió en 2018.

Cabe destacar que el contexto actual de playas en el Val Miñor es sensiblemente diferente desde al menos 1990 ya que este es el primer año en el que el municipio de Nigrán se declara en rebeldía contra ADEAC, entidad gestora de las banderas azules, lo que no supondría presiones extras en temporada alta para su mantenimiento aunque sí para Baiona, que necesita un mínimo de catorce para asegurar el servicio en Barbeira, Concheira, Santa Marta, Ribeira y Frades. Sobre este punto el regidor nigranés reiteró, una vez más, que “el hecho de que no tengamos los estandartes no va a significar que la seguridad de las playas no esté cubierta” y aseguró que sea cual sea el número final de profesionales contratados, este se dividirá en partes iguales para las dos localidades costeras con lo que llegado el momento la villa marinera podría tener que verse en la obligación de renunciar a algunos de sus distintivos, si la cobertura no fuese suficiente.