Baiona acoge este lunes el primer taller para personas usuarias del servicio de teleasistencia

La Diputación de Pontevedra comienza esta próxima semana en la provincia las actividades socioculturales para personas usuarias del servicio de teleasistencia domicialiaria, con el objeto de favorecer las capacidades cognitivas de las personas mayores, favorecer el contacto social y prevenir situaciones de aislamiento y soledad. Tras los talleres de estimulación de la memoria puestos en marcha en 2018, este año las actividades se centrarán en la estimulación de las funciones cognitivas a través de la música y de los juegos. Durante este año está prevista la realización de 12 actividades de este tipo, entre los meses de marzo y octubre.

Baiona acogerá el primer taller, que se desarrollará este lunes, a las 17:00 horas en el Centro Sociocomunitario, y que estará destinado a las personas usuarias y acompañantes del servicio de teleasistencia de los ayuntamientos de Baiona, Nigrán, Gondomar y Oia. La siguiente actividad se realizará en el Grove el miércoles, día 27 de marzo, a las 17:00 horas, en el Centro Social de la Tercera Edad. Asistirán personas usuarias y acompañantes de los municipios de O Grove y de Sanxenxo.

En la actualidad, el servicio de teleasistencia domiciliaria de la Diputación de Pontevedra atiende a un total de 582 personas de 46 ayuntamientos de la provincia de menos de 20.000 habitantes. Se trata de un servicio que permite, a personas de avanzada edad o con algún tipo de diversidad funcional, mantener su independencia y continuar viviendo en su domicilio con tranquilidad y seguridad, con la consecuente mejora en su calidad de vida. Ante una situación de emergencia en el hogar, con solo pulsar un botón, se le da respuesta inmediata a las personas usuarias, las 24 horas al día los 365 días del año, movilizando los recursos necesarios para solucionar el incidente.

Desde la Diputación de Pontevedra se lleva potenciado el servicio de teleasistencia domiciliaria como una fórmula para mantener la calidad de vida de las personas mayores, evitando así institucionalizaciones innecesarias. Se trata de una iniciativa muy importante, especialmente, en las zonas rurales más aisladas, ya que permite a las personas usuarias estar conectadas permanentemente con los servicios sociales y de salud. Para los casos de especial vulnerabilidad, el servicio dispone de Unidades de Control Remoto, con detector de movimiento, que envía una alarma en caso de que no detecte movimiento de la persona usuaria en doce horas.

Anuncios