Gondomar pone en marcha el nuevo servicio de recogida de basura y limpieza viaria

Después de diez años prestando un servicio de recogida de residuos en una situación precaria que generaba reparos por parte del Departamento de Intervención y sin estar adecuado a las necesidades actuales, Gondomar desde este próximo 1 de abril, tendrá un nuevo servicio de basura.

Hoy, se ha firmado en dependencias municipales el nuevo contrato con la empresa adjudicataria FCC-Ingeser por un importe de 774.000 euros anuales, después de que el Tribunal Administrativo de Contratación Pública diese la razón al Ayuntamiento resolviendo desestimar las alegaciones presentadas por la empresa GESECO y ordenando levantar la suspensión del proceso.

La nueva empresa prestará el servicio de limpieza viaria, vigilancia y gestión del punto limpio municipal, y de recogida de residuos orgánicos, envases ligeros, papel y cartón, vidrio, voluminosos, restos vegetales, y otros residuos como las pilas, ejerciendo a mayores el control y vigilancia de los puntos de vertidos.

Este contrato supone importantes mejoras. En lo referente al punto limpio, se mejora la señalización mediante la colocación de cartelería tanto en el interior como en el exterior, para facilitar al usuario la correcta identificación de las distintas áreas de depósito, se procede a cubrir la zona de almacenaje donde se almacenarán temporalmente los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, se instala un sistema de videovigilancia para garantizar en todo momento la seguridad de este centro.

Mejora considerablemente el servicio de recogida y tratamiento de restos de poda a particulares en el término municipal, al aumentar el número de jornadas para este servicio, y el número de contenedores para este tipo de depósitos. También se prestará servicio de recogida de animales muertos.

En lo que hace referencia a los medios para el servicio de limpieza, se instalarán nuevos contenedores en todo el término municipal aumentando de forma considerable en número, se combinará la carga lateral y trasera en los servicios de recogida, y en relación a la limpieza viaria se contempla barridos manuales y mecánicos de las calles y aceras, baldeos, limpieza de alcorques, limpieza de excrementos de animales, retirada de carteles, pancartas y banderolas, limpieza de hierbas, matojos, desbroces, limpieza por caída de las hojas de los árboles, limpieza de pintadas y actuaciones puntuales por contingencias meteorológicas.

Otro de los puntos a destacar en este contrato, es que no supondrá ningún despido de trabajadores, ya que la empresa adjudicataria tiene el compromiso de subrogarlos.

«Ha sido un largo y complejo proceso de contratación, que se inició en julio del 2017, no solo a nivel técnico, haciendo referencia al número de mesas de contratación e informes que fueron precisos, sino también a nivel político. Por el montante económico, este tema necesitaba la postura favorable de la mayoría absoluta del pleno, es decir, 9 de los 17 concejales, obteniendo el voto a favor de los 4 ediles socialistas, los cuatro populares y dos independientes, sin contar con el apoyo de los propios socios de gobierno, Manifesto Miñor, absteniéndose en la votación y manifestando públicamente en ese pleno sus dudas sobre ese proceso, insistiendo en la necesidad de un nuevo informe técnico aclaratorio, lo que al final supuso el desencadenante, ante la gravedad de estos hechos, de su expulsión del gobierno», recuerda el alcalde, Paco Ferreira.

El regidora lamenta el retraso en la implantación del servicio «debido a los obstáculos de la oposición y de los propios socios de gobierno de Manifesto Miñor, así como la actitud y comportamiento del propio Araújo que ostentaba la Concejalía de Medio Ambiente y que lejos de ayudar a buscar soluciones sólo se dedicó a entorpecer y verter acusaciones contra el gobierno y contra la mesa de contratación, acusándoles de irregularidades injustificadas. Ahora el alto tribunal da la razón al alcalde y le felicita por el procedimiento debidamente escrupuloso con la legalidad”.

«Este servicio, que tendrá que estar implantado en cuatro meses en su totalidad, dará un cambio de 180 grados a la realidad actual y hará de Gondomar un referente en las políticas de reciclaje y del medio ambiente», asevera el alcalde, que se pone como objetivo el reconocimiento de la “escoba de plata para el año 2020”, por la eficacia del servicio.

Anuncios