El BNG espera que las declaraciones de los alcaldes sobre la AG-57 sean algo más que “efímeros propósitos de año nuevo”

FOTO: ALBERTO RODRÍGUEZ // Luís Bará xunto concelleiros nacionalistas da comarca na peaxe de Vincios (Gondomar).

Los representantes del BNG en el Val Miñor, Iago Pereira (Baiona), Manuela Rodríguez (Gondomar) y Xavier Rodríguez (Nigrán), esperan que las declaraciones de los alcaldes sobre la AG-57 (Autopista del Val Miñor) sean algo más que “efímeros propósitos de año nuevo”, y consideran “una burla que el alcalde de Baiona, del Partido Popular, se queje por las subidas impuestas por su propio partido en el Gobierno de la Xunta”. Le recuerdan además que es el PP el que ha votado en contra de esa gratuidad en el parlamento gallego en repetidas ocasiones.

La última fue el pasado 29 de noviembre, cuando votó en contra de una propuesta parlamentaria del BNG en la que se proponía la supresión del peaje o, cuando menos y de manera transitoria hasta la gratuidad, la aplicación de reducciones sustanciales del peaje actual para residentes y para empresas radicadas en el Val Miñor. Esa propuesta formaba parte de una iniciativa en la que se solicitaba a la Xunta la reforma del proyecto de la carretera PO-331 a su paso por Vincios. La iniciativa, en la línea de las propuestas del vecindario de Vincios, trataba de garantizar la seguridad vial de peatones y vehículos en el interior de la parroquia, incluyendo medidas alternativas para reducir la mayoría del tránsito de paso con su desvío a través de la AG-57, iniciativa que tampoco fue aprobada por el PP.

El BNG APUESTA POR El RESCATE DE LA AG-57 PARA SU GESTIÓN PÚBLICA

Desde el BNG apuestan por el rescate de la AG-57 para su gestión pública y por la supresión de los peajes en esta autopista, demandas sociales que cuentan con amplio respaldo en la comarca.

En ese mismo mes de noviembre, cuando se debatían los presupuestos de la Xunta para este año 2019, el BNG presentó una enmienda en la que se solicitaba destinar una dotación económica a la realización de un estudio para la evaluación de ese rescate de la concesión de la AG-57, para poder tomar desde el gobierno gallego las decisiones sobre su gestión. El Partido Popular rechazó la enmienda, una muestra más de que en el tiene intención ninguna de rescatarla ni de suprimir los peajes.

La supresión de los peajes sería muy beneficiosa para los vecinos y vecinas del Val Miñor ya que tendría importantes repercusiones positivas:

– Mejoraría la movilidad general en la comarca y eliminaría el tráfico de paso por los núcleos urbanos, sirviendo de verdadera circunvalación al Val Miñor.

– Descongestionaría las carreteras Vigo-Baiona, evitando atascos en A Ramallosa, principal nudo de conexión de los tres ayuntamientos; y Vigo-Gondomar, a su paso por Vincios, humanizando la parroquia .

– Mejoría la conectividad y la competitividad de los parques empresariales de A Pasaxe-Vincios (Gondomar) y de Porto do Molle (Nigrán). También conectaría a estos con el Parque Tecnológico Logístico de Valadares (Vigo).

– Serviría de conexión directa, rápida y gratuita con el hospital Álvaro Cunqueiro, y con otras equipaciones médicas, administrativos y de servicios del área de Vigo.