Anuncios
Ticker de novas

“Es la hora de la responsabilidad, Baiona no merece este espectáculo”

FOTO: ALBERTO RODRÍGUEZ // Os concelleiros do BNG nunha sesión plenaria.

Se sucede un nuevo capítulo sin que surja un mínimo de responsabilidad en el Gobierno Municipal. Delante del alejamiento de una de sus concejales y ante la perspectiva de un escenario en minoría y la aprobación de los presupuestos para 2019, el Partido Popular opta por pretender privar del voto a su concejal discrepante por una presunta incompatibilidad que no se propuso hasta el anuncio público de abandono. Los presupuestos municipales se aprueban en Pleno Municipal por mayoría, nueve de diecisiete concejales y concejalas y el Partido Popular contando con ocho parece no sentirse capaz de aprobarlos.

Para el BNG es la hora de que, prácticamente ya en período de precampaña, se tramiten unos presupuestos de consenso entre todas las fuerzas políticas, obrando con responsabilidad y dejando de lado los intereses partidistas en favor de todo el vecindario baionés. “Nadie debe pretender aprovechar esta situación para tirar rédito partidista y mucho menos bloquear inversiones en nuestro ayuntamiento por revanchismo político”.

“El BNG presentó unas enmiendas de mínimos, mas es evidente que abierta esta vía debe presentarse un nuevo documento que elimine los defectos derivados de la mala gestión desenvuelta hasta lo de ahora. Por tanto, el Gobierno Municipal debe abrir una vía de diálogo en la que participen activamente todas las fuerzas políticas”, señalan los nacionalistas.

No obstante, El BNG considera que el transfuguismo es una quiebra directa de los proyectos colectivos y el funcionamiento democrático de cualquier organización. “No es ético acceder a una representación pública al amparo de un proyecto político y luego apropiarse de él, por mucho que la legislación vigente lo permita, de la que tanto disfrutó corrompiéndola el Partido Popular para privar de alcaldías a otras fuerzas. Si Beatriz González discrepa con la línea política de su organización es legítima su discrepancia pública e incluso su renuncia, mas la retención del acta de concejal no es más que otra forma de corrupción política. El que sí evidencia es que el proyecto político del Partido Popular está agotado y cada vez cuenta con menos apoyos entre el vecindario”.

Anuncios