El gobierno de Nigrán llevará al próximo pleno el presupuesto tras conseguir un acuerdo con UCN y BNG

FOTO: ALBERTO RODRÍGUEZ // O goberno socialista de Nigrán nunha sesión plenaria.

El gobierno de Nigrán llevará nuevamente al próximo pleno ordinario de 26 de abril el presupuesto de 2018 tras conseguir un acuerdo formal con BNG y UCN que garantizará su aprobación de ser ratificado por los respectivos órganos de partido. En el pasado pleno se aprobó una enmienda para no someterlo a votación y el gobierno decide ahora volver a presentarlo.

Este acuerdo alcanzado con UCN y BNG se produce tras incorporar el gobierno otras nuevas aportaciones realizadas por ambos grupos y dejar garantizado el cumplimiento de compromisos clave asumidos en Pleno por toda la corporación, como la construcción de la nueva biblioteca, la mejora de la dotación del GES a través de aumentar la cuantía a la Mancomunidad o el pago a CESPA de los retrasos acumulados desde 2013 (136.481 €). El pacto fue ratificado formalmente tras firmar el alcalde, la petición de UCN, un compromiso formal y por escrito con plazos establecidos y, además, como requería el BNG, publicar el borrador en el portal de transparencia de la web municipal (como ya habían demandado en 2016).

“Presentamos de nuevo las cuentas porque estos dos partidos de la oposición demostraron que sitúan el bienestar de los vecinos por encima de cualquiera interese partidista. Es un documento que empezamos a negociar en octubre con toda la corporación y que, consideramos, recoge los verdaderos intereses del vecindario”, señala el alcalde, Juan González, quien agradece públicamente la disposición al diálogo de Xavier Rodríguez (portavoz del BNG) y Antonio Fernández Comesaña (portavoz de UCN).

Así, entre los nuevos cambios introducidos por parte del BNG destaca el incremento de la partida para ‘Renovación de Señalización Vial’ con el objetivo de armonizar y delimitar mucho mejor paradas de autobús, direcciones únicas, zonas de carga y descarga, etc. (15.000 euros) o crear una partida específica para sendos estudios de reordenación del tráfico en el entorno de A Ramallosa y para cubrir la pista polideportiva del CEIP Humberto Juanes (con el objetivo de que sea también de uso público). Paralelamente, entre las inversiones de UCN destaca la humanización de camino Viejo con cargo al remanente de 2017 y contratación de las obras en el mes de agosto, la ampliación y mejora de las calles Gándara y Ponte Muíña (dan encendido al IES Val Miñor y Porto do Molle), instalar saneamiento en calles como Lagoíña, Xestal y Palomar; contratar auditorías a todas las empresas concesionarias o a la compra de terreno en Porto do Molle para la construcción de un almacén municipal (que deberá estar en marcha antes de que finalice el ejercicio). Al margen de estas infraestructuras concretas, UCN sitúa como “condición irrenunciable” que permitió este acuerdo puntual que el gobierno presente las cuentas de 2017 antes del 15/05/2018 para poder emplear el Remanente de tesorería y negociar su destino. Por su parte, el BNG consideró también fundamental para su aprobación el compromiso que asume el gobierno con los nacionalistas de crear nuevos parques forestales (a mayores del proyectado entre Camos y Chandebrito) o la total garantía de llevar adelante importantes intervenciones medioambientales como la de los márgenes del Río Nespereira y Ríos Muíños.

Finalmente, Antonio Comesaña situó también como eje prioritario para el acuerdo con el gobierno su aportación de nuevas actuaciones en materia de ingresos que no tengan como destinatarios los bolsillos de los vecinos, sino a las grandes empresas (electricidad, gas o telecomunicaciones) por la utilización del dominio público local, llevando a cabo una inspección fiscal de la tasa para determinar el correcto cumplimiento de sus deberes tributarios con la hacienda municipal, y mismo con la concesionaria del agua y saneamiento Aqualia. En este sentido, se incluye la elaboración de una ordeanza fiscal reguladora de tasa por el transporte de energía eléctrica de alta tensión etc., antes de 30 de septiembre de 2018.

“Desde UCN manifestamos públicamente nuestra disposición al diálogo tras el pleno de marzo por responsabilidad y compromiso con los ciudadanos y valoramos el acuerdo positivamente. Pese a todo, no ocultamos cierto desencanto por el incumplimiento de determinados asuntos del presupuesto de 2016, por eso en esta ocasión presentamos un compromiso formal y por escrito como garantiza de su cumplimiento”, resume Comesaña. “En el BNG no estamos dispuestos a que obras tan importantes como las humanizaciones de las calles Otero Pedrayo y Manuel Lemos o la renovación de las calles del entorno de la piscina, todas ellas reclamadas por nosotros, se vean seriamente comprometidas por una mal entendida, desde nuestro punto de vista, estrategia electoral”, añade Xavier.